Los investigadores creen que la madre no actuó sola y contó con colaboración

El corto intervalo de tiempo entre el parto, el asesinato y el hallazgo en la basura apunta a que ella no se desplazó al lugar del macabro hallazgo

O. SUÁREZGIJÓN.

La madre del bebé asesinado y arrojado a un contenedor de Nuevo Roces no habría actuado sola. Es la principal hipótesis que maneja la Policía Nacional en el marco de la investigación iniciada la madrugada del viernes para identificar y detener a los responsables de este infanticidio. Los agentes consideran que la parturienta habría contado con colaboración de al menos otra persona para deshacerse del cadáver del niño. El escaso tiempo transcurrido entre el alumbramiento, el asesinato y el hallazgo del cadáver en el interior de un contenedor lleva a pensar que la mujer, que no habría recibido atención médica reglamentada para dar a luz, no estaría en condiciones de abandonar el lugar en el que tuvo lugar el parto para salir a dejar el cadáver, si bien está aún por determinar el grado de participación de los implicados y las circunstancias que rodearon tan macabro plan.

Más noticias

Juzgado de Instrucción 2

El juzgado de Instrucción número 2 de Gijón, que se encontraba realizando las funciones de guardia el viernes, ha abierto una investigación judicial en la que ya consta el resultado de la autopsia practicada a los restos mortales del bebé el viernes en el Instituto de Medicina Legal de Asturias. A lo largo de los próximos días se irán incorporando las diligencias que realicen los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Gijón.

En cuanto el vecino de Nuevo Roces avisó del hallazgo, se puso en marcha un amplio dispositivo de emergencia en el que participaron agentes de la Policía Nacional y técnicos del SAMU, quienes solo pudieron confirmar la muerte.