«Ahora podemos volver con los críos al parque de La Algodonera sin problema»

Parque de la zona de La Algodonera, en el barrio de La Calzada. / JOSÉ SIMAL
Parque de la zona de La Algodonera, en el barrio de La Calzada. / JOSÉ SIMAL

Los vecinos de La Calzada aplauden la operación policial que permitió desmantelar el principal foco de venta de heroína en la ciudad

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

«El problema no llegó a ser el que teníamos hace treinta años en el barrio, pero en los últimos meses se notaba que volvía a haber un ambiente raro y mucha gente deteriorada que venía a comprar su dosis, ahora podemos volver al parque con los críos sin problema». Los vecinos de la zona de La Algodonera aplauden la operación policial contra el tráfico de droga para desmantelar la venta al por menor de heroína y cocaína en el entorno de la iglesia de Fátima.

La denominada 'operación Algodón' ha posibilitado la detención de doce personas y ha contribuido a devolver la tranquilidad al barrio de La Calzada, que desde principios de año se ha visto castigado con numerosos asaltos y robos a comerciantes, asociados a la delincuencia común y en su mayoría, al consumo de drogas.

Más información

María Breazu gestiona desde mayo una cafetería en la calle de María Zambrano y ha contratado el servicio de Serenos «para que vigilen el negocio por la noche y avisen de cualquier incidente». Sin embargo, dice, «por ahora no hemos tenido ningún problema, al contrario, es una zona muy tranquila».

En ese mismo sentido se pronuncia el hostelero Antonio Prieto, de la misma calle y vecino del barrio. «El problema de la droga no es como era antes, que era muy evidente, ahora se ve algo, pero nada comparado con lo de antes, aunque toda vigilancia y operación policial, claro, es buena para La Calzada», considera.

Alertas ciudadanas

Fueron precisamente las alertas ciudadanas las que pusieron sobre la pista al grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Gijón. Las investigaciones permitieron determinar que la venta de droga en el parque de la Algodonera tenía dos vías de aprovisionamiento: la cocaína procedía de vendedores radicados en La Calzada y Roces, mientras que la heroína era suministrada por un clan familiar radicado en Llaranes (Avilés), en una casa conocida como el 'supermercado de la droga', ya que contaba con actividad todos los días del año las 24 horas del día.

La primera fase del operativo se desarrolló en julio en Gijón, con la detención de seis personas y el decomiso de un kilo de cocaína. La semana pasada los trabajos policiales se centraron en Avilés, con la intervención en la casa del clan familiar que suministraba de heroína a los camellos que luego la vendían a consumidores en dicho parque de La Calzada.