La Policía investiga el caso de una joven que apareció herida en una finca de Jove, en Gijón

Finca en la que encontraron a la joven. / PALOMA UCHA
Finca en la que encontraron a la joven. / PALOMA UCHA

Empleados de una residencia de ancianos localizaron en el jardín a la chica, ensangrentada. Estaba aturdida y no hablaba castellano

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Ocurrió la mañana del viernes día 9. Los empleados de una residencia geriátrica de la parroquia de Jove se llevaron un tremendo sobresalto al encontrar en el jardín a una joven ensangrentada, en estado de aturdimiento y sin dar razón coherente de cómo había llegado y accedido a la finca privada.

Cuando se dirigieron hasta donde se encontraba, comprobaron que la chica sangraba por varias lesiones que tenía en el cuerpo y que era incapaz de explicarse para hacerles entender qué le había ocurrido. Rápidamente alertaron a los servicios de emergencia. Varios agentes de la Policía se personaron en las instalaciones de la residencia de ancianos y se hicieron cargo de la joven extranjera.

Fue trasladada al Hospital de Jove para curar las heridas que presentaba y practicarle un examen exhaustivo y en profundidad con el que determinar si presentaba alguna lesión no apreciable a simple vista.

A 300 metros del hospital

Se da la circunstancia de que el complejo sanitario está a tan solo unos 300 metros del lugar en el que la chica apareció. La Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer las causas que rodearon el extraño episodio por si pudiera haber indicios de criminalidad y existiesen terceras personas involucradas en los hechos. Al parecer, la joven se encontraba de paso en la ciudad.

El caso ocurrido en la residencia geriátrica guarda similitudes con el episodio protagonizado en 2014 por una menor de edad, que fue encontrada herida dentro de una casa particular de La Providencia. Los propietarios del inmueble se llevaron la desagradable sorpresa al llegar a su segunda residencia una mañana y encontrar a la joven con graves lesiones -tenía heridas sangrantes y la pelvis rota- dentro de su casa. Llevaba varios días desaparecida. Según su testimonio, estaba de fiesta en la discoteca Jardín cuando salió corriendo huyendo de unos chicos que la seguían. Se refugió en la casa, a unos tres kilómetros de distancia.