Roban de madrugada una pareja de cisnes negros y su cría en Gijón

Imagen de archivo de una pareja de cisnes negros y sus crías en el parque Isabel la Católica./MARCIAL R. B.
Imagen de archivo de una pareja de cisnes negros y sus crías en el parque Isabel la Católica. / MARCIAL R. B.

Los ejemplares se encontraban en una jaula en el estanque pequeño del parque Isabel la Católica

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

Tres ejemplares de cisne negro fueron robados la madrugada del viernes al sábado en el parque gijonés de Isabel la Católica. Los autores del robo aprovecharon la ausencia de vigilancia en la zona para llevarse dos ejemplares adultos y a su cría que se encontraban en una jaula en el estanque pequeño que fue reventada.

José Luis García, cuidador de las aves del núcleo zoológico gijonés, lamenta que, con este última sustracción, ya van en este año tres robos nocturnos de cisnes negros y blancos en el que los ladrones se han llevado seis ejemplares adultos y siete crías. De hecho, en este momento el parque gijonés tiene el censo de cisnes negros más bajo desde las matanzas de las nutrias, con solo nueve.

En 2018 los amigos de lo ajeno sustrajeron allí 60 aves entre cisnes, gallinas de diversas raza y pavos reales.

Las medidas para contrarrestar estos robos son complicadas de llevar a cabo, porque hasta ahora no ha habido presupuesto disponible para instalar cámaras en el recinto y el refuerzo de la vigilancia policial no siempre es posible.

El destino más probable para las anátidas sustraídas es el mercado negro en opinión del cuidador de la fauna de Isabel la Católica. Las crías de cisne como las que se llevaron están bastante cotizadas entre los traficantes de animales y pueden ser colocadas por 350 euros por cabeza.