La esposa embarazada de un terrorista de Sri Lanka se hizo explotar junto a su hijo ante la policía

Las fuerzas de seguridad vigilan la zona donde tres compañeros fueron asesinados, durante el registro de una casa/EFE
Las fuerzas de seguridad vigilan la zona donde tres compañeros fueron asesinados, durante el registro de una casa / EFE

El suceso se produjo cuando policía allanó la casa de la familia en Colombo

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

La esposa embarazada de un terrorista suicida de Sri Lanka, Fátima, hacía detonar un chaleco suicida cuando la policía allanó la casa de la familia en Colombo provocando su muerte, la de su hijo y la de tres agentes.

Según los informes, en el centro de la trama que ha devastado la pacífica nación del sudeste asiático hay dos hermanos. Eran los hijos de un rico comerciante de especias, y vivían en una de las mansiones más lujosas de Colombo.

Se cree que el cerebro de la trama de la bomba suicida fue Inshaf Ibrahim, de 30 años, que era dueño de una fábrica de cobre. Se dice que detalló su propio artefacto explosivo en el hotel Shangri-La en el ajetreado bufé de desayuno, dijo una fuente cercana a la familia a los reporteros.

Ilham Ibrahim había expresado opiniones extremistas y había estado involucrado en reuniones con el grupo local Tawheed Jamaath, un grupo islamista sospechoso de participación y planificación de los atentados.

Su hermano, Inshaf, era conocido públicamente por ser más moderado en sus puntos de vista. Casado con la hija de un rico fabricante de joyas, había hecho donaciones a familias con dificultades locales.

El viceministro de Defensa de Sri Lanka, Ruwan Wijewardene, dijo en una conferencia de prensa que la mayoría de los terroristas suicidas estaban bien educados y eran de familias ricas. Algunos tenían títulos en derecho y todos eran de Sri Lanka, agregó.