Castigo a Merkel en las regionales alemanas, que confirman el ascenso del populismo de AfD

Un votante deposita su papeleta. /
Un votante deposita su papeleta.

La crisis de los refugiados ha centrado la campaña electoral de unos comicios que se consideran un examen para la gestión de la canciller y de su gran coalición

COLPISA / AFPBERLÍN

Los conservadores de Angela Merkel, sacudidos por la llegada de refugiados que inquieta a los alemanes, han sufrido un severo voto de castigo este domingo en las elecciones en tres estados regionales, mientras que los populistas de la AfD han registrado un importante avance.

En su bastión histórico de Baden-Wurtemberg (oeste), según resultados ya definitivos, la Unión demócrata-cristiana (CDU) ha sido la segunda fuerza más votada con el 27% de los sufragios, por detrás de Los Verdes (30,3%), un resultado histórico.

En Renania-Palatinado, la región del excanciller Helmut Kohl, la CDU también ha sido el segundo partido (31,8%) por detrás de los social-demócratas del SPD (36%), actualmente en el poder.

Los populistas de Alternativa para Alemania (AfD) han logrado el 15,1% de los votos en la primera de estas regiones y más del 12% en la segunda.

Pero en Sajonia Anhalt, donde la CDU ha sido la fuerza más votada con el 29,8% de los sufragios, la AfD, lograría el 24,1%, un resultado histórico para un partido populista de derecha, que se convierte en la segunda fuerza política regional por delante de la izquierda radical Die Linke (16,5-17%).

Los populistas, cuyo partido fue fundado hace sólo tres años, aparecen como los grandes vencedores de esta consulta. Su avance complicará la tarea de la CDU, el SPD y los Verdes para alcanzar coaliciones regionales estables.

Con este resultado, la AfD estará representada en ocho de las dieciséis regiones del país, a 18 meses de las elecciones legislativas y con otras consultas regionales previstas antes de éstas.

El copresidente de la AfD, Jörg Meuthen, ha manifestado su "alegría" por los resultados obtenidos, afirmando que la joven formación antiinmigración "no es racista, ni nunca lo será".

El despegue electoral de este partido, que ha multiplicado sus declaraciones anti-inmigración, es un escenario inédito en un país cuyo pasado nazi no permitía hasta ahora el ascenso de la extrema derecha a nivel nacional tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

La AfD ha conocido desde su fundación en 2013 una profunda mutación, pasando de la lucha contra el euro a un discurso agresivo contra los refugiados.

El partido fue fundado en 2013 por Bernd Lucke, profesor de economía de la Universidad de Hamburgo (norte), y rápidamente logró seducir a un electorado cansado de los partidos tradicionales, como el CDU de Merkel y los social-demócratas del SPD.

Después aprovechó el descontento generado por la crisis del euro, atizando especialmente la percepción, muy generalizada en Alemania, de que son sus contribuyentes lo que pagan los errores de otros miembros de la Unión Europea.

Merkel, por su parte, rechaza cualquier posibilidad de alianzas regionales con la AfD. La canciller, en el poder desde hace más de una década, es muy criticada incluso entre los suyos por su política de puertas abiertas y miembros prominentes de su partido han puesto distancia con ella.

El socio de la CDU en la coalición de gobierno, el SPD, por su parte, también vivió una tarde muy difícil. Aunque logró la victoria en el land (estado regional) de Renania-Palatinado frente a la protegida de Merkel, la ambiciosa Julia Klöckner, el SPD fue prácticamente aplastado en las otras dos regiones, con el 12% y 13% de los sufragios en Baden-Wurtemberg y Sajonia-Anhalt.

Precisamente, en la última de éstas, una región desfavorecida que ha pertenecía a la extinta RDA, la AfD se convirtió en la segunda fuerza regional.

Unos 13 millones de alemanes estaban convocados a las urnas para estas consultas regionales, en tanto el país se encuentra dubitativo después de que Merkel abriera la puerta de Alemania a más de un millón de refugiados en 2015.