Lotería de Navidad: un Gordo en cinco años para los asturianos

María Eugenia Casares, propietaria de la administración de Maspalomas, en Avilés, con el cartel del 62246, el Gordo, vendido en 2013. /MARIETA.
María Eugenia Casares, propietaria de la administración de Maspalomas, en Avilés, con el cartel del 62246, el Gordo, vendido en 2013. / MARIETA.

El 62.246 se transforma en el premio más alto de la Lotería de Navidad en el año 2013. En esa ocasión repartía en Avilés 4 de los 35 millones que ese sorteo dejó en el Principado. El año pasado, tres décimos del premio más preciado llegaron a Asturias venidos de Lugo

ELCOMERCIO.ES

Tanto para los fanáticos como para los que los que juegan solo por compromiso, la cantinela de los niños de San Ildefonso cada 22 de diciembre durante el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad despierta cierta ilusión. Pese a que no es el sorteoque más dinero reparte -2.240 millones en total-, el tan ansiado Gordo se convierte en una esperanza para todos en antes de salir del bombo y en una especie de 'justicia divina' cuando, una vez repartido, se transforma en las historias personales de los agraciados. Así, ya sea porque hay que buscar consuelo o por ver la cara de felicidad de los ganadores, saber que la lluvia de millones llena de alegría a otros tiene un punto amable entre los no agraciados, especialmente la suerte ha caído cerca de uno.

2013

En el caso de Asturias, el premio más grande de la Lotería que reparte este año 400.000 euros en cada décimo, lleva cinco años sin recibir su visita. Aquel 2013, la suerte cayó en Avilés, en la administración número seis, en el edificio Maspalomas de Las Meanas, donde se vendió una serie del número 62.246, el Gordo, lo que supuso el reparto de 4 millones de euros. El número salió a las 10.46 de la mañana para alegría de María Eugenia Casares, responsable del establecimiento donde el número se vendió «décimo a décimo» y, en su mayoría «entre gente de Avilés», decía satisfecha a las puertas de la administración. Pero el primer premio no fue el único que llevaba millones aquel 22 de diciembre para Asturias, donde se repartieron más de 35. Teverga era recibía de 13 millones de euros del tercer premio, que correspondía al 51.689. La administración Lotería El Oso de Oro de esta localidad era la que tenía asignadas 20 series, con un premio de 50.000 euros a cada décimo. Llanes tenía consignada una serie de este mismo número -medio millón de euros- que se distribuyeron a través de una administración de la zona del puerto. En la capital caían además dos cuartos premios correspondientes a los números 67.065 y 79.800 que repartieron más de 18 millones. La lista de premios la completó el quinto premio que ha caído en Oviedo y Gijón. El número 81.156, agraciado con uno de los quintos premios dotado con 60.000 euros a la serie, se vendió en la administración número 12 de El Fontán, en Oviedo. La administración del centro comercial Alcampo también vendió parte de este número.

2014

La suerte del 2013 se desplomó al año siguiente dejando solo un pequeño pellizco de la Lotería de Navidad. Fueron en total 678.000 euros que se repartieron en cuatro décimos del segundo, cinco del cuarto y trece de dos quintos que viajaron desde los bombos hasta Asturias. Así, el número más valioso en la región aquel año fue el 92845, un segundo que dejó 125.000 euros en cada uno de los décimos vendidos. Se distribuyeron entre Felechosa, a través de la cafetería Jeiro; Villaviciosa, gracias a la librería Suárez; y Gijón por medio de la administración número 3 de la calle Río de Oro. Igualmente se dejó acariciar por el segundo Pola de Allande. Oviedo, Gijón e Infiesto le dieron un pellizquín al cuarto gracias al 07617. Los quintos fueron los que depararon alegrías más repartidas por una geografía asturiana. Dos fueron los que se dejaron caer en forma de décimos por Gijón, Cangas de Onís, Avilés, Lena, Corvera, Siero, Nava y Navia. Al menos trece décimos resultaron premiados y cada uno de los afortunados recibió 6.000 euros.

2015

En el año 2015, la Lotería fue un poco más generosa con la región, agraciada con un total de 2,6 millones de euros que cayeron en su mayoría en Oviedo. En realidad, en aquella ocasión Asturias recibió premios pequeños que, no obstante, llenaron de cava, sidra y alegría a sus destinatarios. Así, el que más dinero repartió, 2,4 millones en la capital del Principado, fue un quinto. Los 200.000 restantes se distribuyeron entre un tercero, un cuarto y otros dos quintos. La encargada de repartir la suerte en Oviedo ese 2014 fue la administración del Fontán, que vendió cuarenta series del 18102. Regentada por Carmen Llorente, desde este punto se distribuyeron un 6.000 euros por décimo entre los propietarios del bar Marbella, situado en la calle de Fernándo Alonso número 27, que vendió a sus clientes nada menos que la mitad de esos 2,4 millones en premios. Cien décimos se vendieron tal cual y otros tantos, en papeletas de 5 euros. Pero no se quedo solo en Oviedo el número afortunado, pues 50 de esos cien décimos llegaron hasta Puerto de Vega y Candás. Los dueños del bar se quedaron con 18.000 euros en premios. La suerte llegó también, vía terminal, a la única administración de lotería de Tineo donde, a última hora del 21 de diciembre, se despacha el décimo premiado.

También la capital del Principado, el Estanco de la Suerte, en el número 8 de la calle de Jovellanos, repartió suerte por partida triple. Vendieron un décimo de un tercer premio que cayó en el 05163. Una situación que se repitió en la administración número 1 de Noreña, el bar Casa de Abajo de La Franca y la administración de lotería El Maño, de Gijón, que vendieron sendos décimos de este tercero. Pero, además, el Estanco de la Suerte vendería también en esa ocasión un décimo del cuarto, el 52215 y otro pellizquín con otro quinto, el 43321. Ese quinto tuvo también un afortunado ganador de seis mil euros en la avenida del Mar de Oviedo y llegó incluso a Felechosa, al bar Jeyro, ubicado en la carretera general. Finalmente, otro quinto más llegó a través de terminal a la urbanización La Fresneda, en Siero, con el 00943 que se despachó en la administración número 6 de Avilés.

Los agraciados celebran su suerte en Oviedo
Los agraciados celebran su suerte en Oviedo

2016

Hace dos años, los 'pellizcos' de la Lotería seguían siendo una alegría, en este caso de 1,5 millones, para el Principado. El segundo premio dejó seis décimos premiados en 2016 y con los cuartos se encontró un buen consuelo. Uno dejó once décimos premiados en Avilés y el otro, diez en Gijón y otros diez en Oviedo. Además, los quintos repartiendo fortuna prácticamente décimo a décimo por distintos lugares de la región.

El segundo premio asturiano repartió 750.000 euros que, a través del número 04536, fueron a parar a tres establecimientos de Gijón (en el paseo de la Infancia 9, en la avenida del Llano 59 y en la calle del Naranjo de Bulnes 8); a Oviedo, en el Estanco de la Suerte de la calle Jovellanos; a Villaviciosa, en la calle Valle Ballina Fernández, y a Castrillón, en la avenida de José Fernandín 8 de Piedras Blancas.

En Avilés el 59444 daba un alegrón a los tardíos compradores de los diez décimos en el número 26 de calle de Fernandez Balsera. Igualmente, en el número 3 de la calle de Severo Ochoa el estanco del Carbayedo vendía un décimo de este mismo número que en total dejaba en la Villa del Adelantado 220.000 euros. El segundo cuarto premio, el 07211, se repartió en la calle Asturias de Gijón y en arzobispo Guisasola de Oviedo repartiendo un total de 400.000 euros. También fueron generosos los quintos. El 22259 dejó en Grado, Gijón, Nava y Pola de Siero un total de 78.000 euros. Otro quinto, el 19152, repartía 42.000 euros en las Vegas, en Corvera; en Roces, en Gijón y en Villaviciosa. Y el último quinto, el 03371 llegó a Taramundi y Gijón y dejó un total de 12.000.

2017

Por último, el año pasado la máxima alegría de la Lotería en Asturias se la llevaron en Candás donde un cuarto premio dejaba 34 millones de euros que llegaban a diez minutos del final del sorteo. Hasta entonces, el Gordo había dejado al menos 1,6 millones de euros en Avilés, Corvera y Soto del Barco –tres décimos–, además de otro en Gijón, todos ellos viajeros venidos desde Lugo. Los quintos habían supuesto un pellizco de 204.000 euros en Gijón, Oviedo, Avilés, Ribadesella, El Franco, Siero, Infiesto, Villaviciosa y Mieres. Pero fue el 61207 quien más alegrías dio. Se hizo esperar sí, pero cayó con la fuerza de todo un Gordo en Candás, ya que fue un cuarto premio íntegro que los candasinos deben agradecer al buen ojo del lotero Heliodoro García, propietario de la administración número uno, situada en la calle El Rosal número tres. «Todos los años elijo uno que para mí es especial. Me gustó porque terminaba en siete», aseguró Heliodoro.

Noticias relacionadas