Rescatan a un perro herido en una nave abandonada en Oviedo

'Abel', tras ser rescatado.'/Seguridad Ciudadana de Oviedo
'Abel', tras ser rescatado.' / Seguridad Ciudadana de Oviedo

'Abel', de cinco años, presentaba laceraciones en el hocico y en una pata

J. C. A.

Efectivos del cuerpo de Bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (S.E.I.S.) de Oviedo han rescatado este domingo a 'Abel', un perro de cinco años que se encontraba encerrado tras un muro de ladrillo en una de las naves en desuso del complejo de Almacenes Industriales, en Ciudad Naranco. En el momento del rescate el can presentaba una profunda laceración que le circunda el hocico y una herida «profunda» en su pata delantera derecha.

La Policía Local fue la primera en personarse en el lugar tras un aviso de los vecinos que señalaron que 'Abel' se encontraba encerrado tras el muro de ladrillo. Los agentes pidieron la intervención de los Bomberos, que derribaron parte de la tapia para que el personal del Albergue de Animales pudiera acceder al lugar donde se encontraba 'Abel'.

Una vez a resguardo en las instalaciones de La Bolgachina, personal del albergue confirmó que el can presentaba chip identificativo con varios teléfonos de referencia pero que, en el momento de tratar de contactar con el supuesto dueño, ninguno de ellos dio sus frutos.

En cuanto al origen de las heridas, tanto fuentes de seguridad como los veterinarios se mostraron cautos a la hora de determinar si 'Abel' ha sido víctima de maltrato o de si, por el contrario, se produjo las heridas en el insalubre solar en el que se le encontró.

«Hay indicios de que haya podido tener un alambre por la profundidad de la herida y es posible que haya crecido con él», explicaron desde el albergue dejando la puerta abierta a que «es posible, también, que se lo haya hecho el mismo».

El de este macho es el segundo caso reciente en el que la perrera debe actuar ante un can que presenta heridas severas. El pasado 21 de junio se halló a 'Edu', un cachorro abandonado en una bolsa de rafia en un portal de la calle López del Vallado, en La Tenderina. Sufría graves daños en su ojo derecho, que los veterinarios no pudieron salvar. Lo perdió.

En ese momento, desde el Albergue se apuntó a que «el daño no es de nacimiento. Al cachorro, que tiene unos dos meses de vida, le dieron una patada o se cayó de los brazos de alguien hace al menos una semana».

Tras la operación, la historia de 'Edu' tuvo final feliz, una familia de Badalona (Barcelona) con ascendencia en Pola de Lena decidió adoptarlo a los diez días tras ver los avisos del albergue en redes sociales.

El personal veterinario insiste en sus comunicaciones que el abandono de animales es delito con penas de multa de uno a seis meses y de 450 a 4.500 euros.

Temas

Oviedo