El Liberbank Oviedo plantea jugar en el Palacio de los Deportes hasta tener nuevo pabellón

Encuentro entre Valencia y Gran Canaria del Ciurcuito Movistar de la ACB que el Oviedo Baloncesto organizó en 2018 en el Palacio de los Deportes . / HUGO ÁLVAREZ
Encuentro entre Valencia y Gran Canaria del Ciurcuito Movistar de la ACB que el Oviedo Baloncesto organizó en 2018 en el Palacio de los Deportes . / HUGO ÁLVAREZ

El club está obligado a dejar Pumarín antes de 2021 pero la dotación de Sánchez del Río carece de parqué, marcador electrónico y calefacción

JUAN CARLOS ABADOVIEDO.

Si la semana pasada fue el Carlos Tartiere el que acaparó el foco de la actualidad, ayer, tras la reunión que mantuvo la directiva del Liberbank Oviedo Baloncesto con miembros del equipo de gobierno, la sede futura del club que milita en LEB Oro regresa como una de las carencias en dotaciones deportivas de las que adolece la ciudad y que, en gran medida, centró la pasada campaña electoral. Tanto Partido Popular como Ciudadanos se comprometieron a resolver la precaria situación del OCB en el municipal de Pumarín. Promesa que concretaron en la medida 116 del acuerdo programático de 150 para formar la coalición, cuando dejaron por escrito que prevén la «construcción de un pabellón polideportivo de usos múltiples». En el mientras tanto, el club abrió ayer la puerta a la posibilidad de trasladarse a Ventanielles para cumplir con las normas de competición de la Federación Española de baloncesto que le exigirán presentar un aforo mínimo de 2.500 espectadores en la temporada 2021-2022.

A la reunión asistieron miembros de la directiva del OCB con su presidente, Fernando Villabella a la cabeza y los concejales Nacho Cuesta, Gerardo Antuña y Concepción Méndez, titular de Deportes. El club, según pudo saber este diario, trasladó varias propuestas acerca de temas pendientes en la relación que mantiene la entidad con el Ayuntamiento. Desde la renovación de la subvención que recibe el Liberbank Oviedo hasta las necesidades de Pumarín donde el club se desempeña en la actualidad con estrecheces.

Mientras se concreta el nuevo pabellón para cumplir con la norma de la competición -reglamento que ya incumple el equipo y solo librado por una excepción de «carácter temporal» que otorga el comité de competición de la FEB- el Palacio de los Deportes aparece como única alternativa plausible desde el punto de vista de la capacidad, pero también con varias fallas estructurales tras años de abandono.

A saber, en el futuro inmediato, en un proyecto heredado de la anterior Corporación, el Ayuntamiento pretende invertir más de tres millones de euros en la reforma del edificio de Ildefonso Sánchez del Río para reparar su cubierta, recuperar la climatización del edificio -carece de calefacción, que fue arrancada- y adecuar su envolvente para que cumpla las normativas de eficiencia energética. Las obras se financiarán en un 80% con cargo a los fondos Edusi del plan 'Conectando Oviedo' y tendrán una duración de cuarenta meses. Según declaró el concejal de Economía, Javier Cuesta, la intención del bipartito, es la de no perder ninguno de los 10,3 millones de euros con los que la Unión Europea financiaría las actuaciones incluídas en el 'paquete' del Bulevar de Santullano y entre las que se encuentra las del Palacio de los Derpotes que ascienden a 2,4. Quedará por ver si, en el ajuste presupuestario y el plan económico financiero bianual que está obligado a aprobar la nueva Corporación, sobreviven. Como paso previo, la anterior concejalía de Infraestructuras dejó realizadas las obras de mantenimiento de la estructura interna y las rótulas de los apoyos de los singulares arcos que sustentan la cubierta.

Una vez en la pista, aparecen más problemas para poder disponer del pabellón para la práctica del baloncesto. El OCB tiene una experiencia previa y reciente como local en el Palacio de los Deportes. El pasado San Mateo el club logró organizar uno de los torneos de pretemporada de la ACB. Lo sacó adelante gracias a que pudo disponer del parqué que obra en el Florida Arena y que hubo que trasladar y se jugó con las canastas y marcadores de 24 segundos que instaló la asociación de clubes.

Tampoco cuenta con un marcador electrónico el Palacio de los Deportes. En 2012, para la disputa de la eliminatoria de Copa Davis entre España y Kazajistán, se descolgó. Su ubicación sobre el centro de la pista no cumplía con la altura mínima permitida para partidos de tenis en pistas cubiertas. Cortado y desmontado, nunca volvió.

Obras necesarias

Otra de las actuaciones necesarias para albergar una competición nacional con regularidad en el Palacio de los Deportes será la adecuación de los vestuarios. Los vestidores adolecen de problemas desde el último remozo del pabellón. En 2007, el Ayuntamiento suprimió la calefacción, se modificaron las salas de prensa y el palco, se colocó un ascensor y saunas y se reformaron los aseos y vestidores. Los usuarios pronto denunciaron la aparición de hongos en los techos de los por falta de ventilación, el cierre de las saunas por falta de agua y la poca capacidad de achique de los desagües de las duchas.

El equipo de gobierno prometió al Oviedo Baloncesto estudiar la agenda del club en aras de una buena sintonía entre ambas instituciones. Si la construcción de un nuevo pabellón multiusos se alarga hasta después de la entrada en vigor de las normas de competición, el Palacio de los Deportes necesitará, de igual modo, una actuación para, al menos, lavarle la cara. Con más de un millar de abonados que copan el escueto Pumarín y las expectativas de ascenso tras cuatro presencias en cinco años en los playoffs, la hoja de ruta del OCB pasa por un nuevo pabellón. En ACB, por ejemplo, las 3.750 localidades del Palacio de los Deportes tampoco valdrían, necesitaría 5.000.

Más información