El Día de América más largo

Una de las veinte carrozas que desfilan esta tarde por el centro de la ciudad. / MARIO ROJAS
Una de las veinte carrozas que desfilan esta tarde por el centro de la ciudad. / MARIO ROJAS

60.000 personas, según cifras oficiales, disfrutan en Oviedo del gran desfile del Día de América en Asturias, en el que han participado tres mil figurantes, veinte pasos y doce carrozas

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

Antes de las cinco de la tarde había muchos nervios. La calle Independencia era un hervidero de figurantes preparándose para una de las citas marcadas en rojo en las fiestas de San Mateo, el desfile del Día de América en Asturias. Retoques de moño, colocación de vestidos, recordatorio de quién ocupa qué sitio. Así se mostraban los integrantes de la carroza El Bombé. Fue una de las que más brilló durante el desfile, a pesar de que la de Nueva Orleans quizá fuera la más esperada. A ello ayudó los más de doce metros de longitud de los cuatro remolques que conformaron la estructura venida desde Valencia. «Hemos hecho una recreación del paseo del Bombé al estilo clariniano para trasladarnos al Oviedo de Doña Ana Ozores», explicó Casila Ríu, responsable de la carroza.

Fue la primera en salir, después de que Telva, Pinón y Pinín abrieran el desfile, puntual, a las cinco de la tarde. La del Bombé fue la carroza que más sorpresa causó. «Es impresionante», calificó Manuel Beltrán, vecino de El Entrego. De allí vino un paisano suyo que desfiló en lo alto de esta estructura. El cantante Chus Pedro acompañado de la presentadora de televisión, Sonia Fidalgo, se afanaron en saludar al público congregado que bailó al ritmo de los sones de la Banda de Música Ciudad de Oviedo.

Porque la música fue la gran protagonista de este desfile, que el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, calificó como «el más largo, con mayor participación y más diverso de los últimos años». Un total de doce carrozas y veinte pasos entre grupos folclóricos, bandas de música y de baile de Oviedo, Siero, Cabranes, Colombia, Bolivia, Ecuador, Argentina, México, Cuba y, como novedad, Nueva Orleans.

Ayudaron los ritmos caribeños, la salsa, los mariachis y los tangos que supieron fusionarse a la perfección con la gaita de José Manuel Fernández Gutiérrez, 'Guti'. El director de la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo cambió su traje de asturiano y capa por la camiseta y el pantalón con el que desfiló sobre Tango Astur. Un homenaje a los argentinos residentes en Asturias. «Está guapísimo», espetó María del Carmen Sanmartino, para quien «la gaita pega con todo, hasta con el tango».

Pero en el desfile también hubo discrepancias. La pequeña Covadonga Vallina formó parte de la carroza infantil Los Trolls, algo que no le convenció. Con su traje de aldeana, la pequeña aseguró que hubiese preferido desfilar en la carroza de Valdesoto porque «es más asturiana».

Precisamente, esta fue una de las más aplaudidas. No faltó su teatrillo. La asociación Como yera antes protagonizó una representación con restaurante de comida rápida incluida. El 'McRurals' y su sátira sobre este tipo de establecimientos arrancó las carcajadas del público y algo más. Cuando la carroza llegó a la altura de La Escandalera, donde se encontraban los miembros de la corporación municipal al completo, los integrantes de la carroza escanciaron varios culines de sidra que repartieron entre los concejales y el alcalde, Wenceslao López.

Espíritu americano

Si hubo una carroza esperada, esa fue la de Nueva Orleans y la música de su banda, Kinkfolk Band. Era la protagonista del desfile pero no convenció, al menos, no a todos. «Me esperaba otra cosa. Ha estado muy sosa», aseguró Carmen López que acudió al desfile junto a sus nietos Raúl y Sofía. La misma opinión compartió Eduardo Meana. «Pensé que la banda iba a desfilar a pie con las bailarinas»; aún con todo los americanos, muy esperados, despertaron aplausos entre el público.

Quien sí gustó fue la rotunda voz de Anabel Santiago cuando se arrancó con 'La Llorona' sobre la carroza 'México'. Acompañada por Mariachi Pop Band, la artista se llevó los aplausos de los asistentes. Un desfile que congregó a cerca de 60.000 personas, según cifras de los responsables de seguridad. Una cifra inferior al de pasadas ediciones por el menor número de sillas distribuidas por la calle Uría, según explicaron fuentes de la organización. Sillas que motivaron las quejas de algunos usuarios que denunciaron «la falta de organización» a la hora de colocar los asientos «sin orden correlativo», lo que hizo que «familias con números seguidos estuviesen separadas 50 metros», denunciaron en las redes sociales.

Más San Mateo

 

Fotos

Vídeos