El TSJA admite el recurso de vecinal contra la planta de asfalto de Priorio

400 vecinos marcharon entre Priorio y Oviedo el mes pasado en protesta contra la planta. / PIÑA
400 vecinos marcharon entre Priorio y Oviedo el mes pasado en protesta contra la planta. / PIÑA

La plataforma ve en un auto del fiscal de Medio Ambiente un apoyo a su tesis de que la autorización de 2003 no ampara la

G. D. -R. OVIEDO.

La Plataforma vecinal Oviedo Saludable celebró ayer en un comunicado la admisión a trámite por parte del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de su recurso contencioso-administrativo contra la autorización por parte de la Consejería de Industria para instalar, aprovechándose del privilegio del trámite del establecimiento de beneficio minero, una planta de asfaltos en la cantera de Peñas de Arriba-Peñas de Abajo, Canteras Mecánicas Cárcaba, entre Priorio y Piedramuelle.

El colectivo recuerda «el esfuerzo» que supone para la misma plantear el recurso, una decisión que se sometió a una asamblea vecinal, y que este esfuerzo , «se enmarca en el compromiso de luchar por el cumplimiento de la normativa ambiental y minera para garantizar la salud y el bienestar de la población ovetense», cuyo apoyo, destacan, sintieron en la marcha y manifestación celebradas el mes pasado, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente.

En este sentido, la plataforma «valora muy positivamente el contenido» del auto del fiscal de Medio Ambiente, Alejandro Cabaleiro, que si bien archivó la denuncia presentada por los vecinos por no apreciar indicios penales, «sí estima una serie de anomalías administrativas llamativas». El escrito del fiscal, interpretan los vecinos, «duda, como nosotros, de que una Declaración de Impacto Ambiental para la ampliación de la cantera cursada en 2003 pueda amparar satisfactoriamente el nuevo proyecto (de la autorizada planta de asfaltos o la aún en trámites de hormigones) al 'no tener efectos significativos sobre el medio ambiente más allá de los ya evaluados y analizados en la citada documentación'». La Consejería de Industria en cambio la dio por buena y permitió una tramitación ambiental simplificada y no la ordinaria como reclaman los vecinos «por prudencia, por repercusión de la actividad -innegable- y por sinergias con la planta de hormigones -también innegable y evidente, excepto para quienes, como el consejero Pola y el viceconsejero Fano, no lo quieren ver».

La instalación de la planta, pese a todos los parabienes del Principado, ha tropezado con el servicio de Planeamiento del Ayuntamiento que la ha declarado no compatible con el ordenamiento. Consideran los técnicos del departamento que una factoría de este tipo no encaja en el Plan General de Ordenación Urbana al tratarse de «una planta de transformación de los materiales extraídos en aglomerado asfáltico y, por tanto, no siendo una primera transformación, el uso está prohibido para los suelos calificados como canteras de industrias extractivas».

La resolución de Planeamiento, además, evita entrar en la concesión de la licencia. No se trata de que la actividad tenga todos los papeles en regla, que con los permisos del Principado los tiene, sino de que no se puede instalar en los suelos de la cantera. La normativa municipal permite fábricas que, tras extraer la materia prima, la transformen una vez. Sin embargo, con la ausencia de una norma concreta acerca del asfalto en el Plan Especial de Canteras, los técnicos se remiten al PGO vigente y coligen que «con la actividad solicitada se obtiene un producto industrial diferente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos