Los presos de ETA apuestan por «explorar espacios de legalidad» hasta ahora «no transitados»

Un momento de la marcha. /
Un momento de la marcha.

Fijan como líneas rojas que no traspasarán "el arrepentimiento y la delación"

EUROPA PRESSBILBAO

Decenas de miles de personas han recorrido este domingo las calles de Bilbao en apoyo a la movilización convocada para pedir la vuelta de los presos de ETA "a casa" y a cuya finalización se ha leído una carta de Josetxo Arizkuren, 'Kantauri', que ha abogado por "explorar espacios de legalidad" hasta la fecha "no transitados". No obstante, ha situado como líneas rojas que no traspasarán "el arrepentimiento y la delación".

En la manifestación, convocada bajo el lema 'Amnistiaren bidean, preso eta iheslariak etxera' (En el camino de la amnistía, los presos y huidos a casa), han participado exreclusos de la organización terrorista como Antton López Ruiz, alias 'Kubati', Juan María Olano, Jesús María Zabarte, Jon Agirre Agiriano o Isidro Garalde, alias 'Mamarru'. Asimismo, han acompañado la marcha dirigentes de la izquierda abertzale como Rufi Etxeberria, Iker Casanova o Arnaldo Otegi, que ha declinado realizar declaraciones a los medios, alegando que "los protagonistas" son los presos. También ha estado presente la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide.

Durante la marcha, que se ha iniciado en La Casilla pasadas las 12.00 horas y que ha finalizado ante el Ayuntamiento de la Villa, se han proferido gritos a favor de la libertad de los presos y de la amnistía.

Incorporar el tema a "la agenda política"

Minutos antes del inicio, Antton López Ruiz, alias 'Kubati', ha subrayado ante los medios de comunicación que el objetivo de la manifestación pasaba por dar "apoyo a las decisiones que pueda tomar el colectivo" de presos de ETA en el futuro, así como a la postura que éste adoptó en 2013 cuando anunció que "había que intentar desactivar las leyes de excepción" y que "estaba dispuesto a recorrer esa legalidad". No obstante, ha advertido que para ello se deben dar las condiciones necesarias que, a su juicio, actualmente "están obstruidas por la legislación de excepción".

Asimismo, ha pedido a los partidos políticos y a la sociedad vasca que entiendan que solucionar "el tema de los presos y refugiados" se debe incorporar a "la agenda política". En este sentido, ha asegurado que están dispuestos a "andar el camino de la reconciliación", ya que no tienen "miedo", si bien ha apuntado que, para ello, es necesario que se dé "el marco adecuado". "Necesitamos sacar a los presos y traer a los refugiados. Hasta que eso no se cumpla la reconciliación va a ser difícil porque no vamos a poder estar todos en casa", ha concluido.

A la finalización de la manifestación se han leído tres cartas de los presos de ETA Ana Belén Egües, Asier Ormazabal y Josetxo Arizkuren, 'Kantauri', que se encuentran encarcelados en las prisiones de Córdoba, A lama (Pontevedra) y Teruel, respectivamente.

Este último, ha agradecido a los presentes el "apoyo demostrado" y ha incidido en que ello les "alimenta espiritual y políticamente". "Pero sobre todo, nos alegramos por el significado de la iniciativa, por su contenido político y proyección de futuro. En una sociedad donde los ritmos sociales y políticos marcan la agenda, lo peor que nos pudiera pasar es quedarnos quietos para observar cómo se van produciendo los acontecimientos", ha indicado.

Asimismo, ha afirmado que los reclusos siempre han sido "personas activas" que han vivido con "mucha intensidad todo lo relacionado con nuestra lucha". "Queremos recuperar esa intensidad que ha estado un poco aparcada en los últimos tiempos. Queremos recuperar la iniciativa en el colectivo y en la calle, movilizando a la sociedad hacia una solución sobre las consecuencias del conflicto", ha añadido.

Por lo que respecta al colectivo de presos, ha abogado en su misiva por "desarrollar la potencialidad del documento de 2013 y que la represión del Estado impidió socializar". "Reforzando nuestro carácter político queremos explorar las posibilidades de espacios de legalidad por los que hasta ahora no se han transitado", ha expresado. No obstante, ha reconocido que habrá "dos líneas rojas" que los presos no traspasarán: "el arrepentimiento y la delación". "El resto se tiene que convertir en un espacio de líneas verdes por el que transitar", ha concluido.

Por su parte, Juan María Olano ha subrayado ante los presentes que los presos solos no pueden "desactivar" la situación que padecen, por lo que "necesitan nuestra ayuda". Tras valorar que en los últimos cinco años "en Euskal Herria han cambiado muchas cosas", ha denunciado que, por contra, la situación que se viven en las cárceles es "calamitosa" y ha "involucionado".

Proceso "escalonado"

Olano ha reconocido que son los presos los que tienen que decidir y ha incidido en que es "obligado no confundir el camino con la meta de llegada". "Nosotros imaginamos, y vamos a hacer lo posible para que ocurra, la consecución del plano general de la amnistía cuando se consigan los objetivos políticos que este país persigue", ha indicado, para añadir que "ese proceso democrático, plural y activo lo tenemos que desarrollar entre todos". Además, ha remarcado que la lucha "con la repatriación de los presos y la vuelta a casa tiene que ser escalonada, por fuerza".

Asimismo, ha manifestado que harán "que salte por los aires las leyes especiales que aplican al colectivo de presos" y demostrarán que hay una "voluntad política" de negar los derechos de los reclusos. "Queremos hacerlo con la sociedad, con el conjunto de la sociedad, pero con contundencia. No debemos alargar la vida en prisión de los presos enfermos", ha indicado, al tiempo que ha apostado por "traerlos a casa cuanto antes".

Del mismo modo, ha abogado por acabar con la dispersión, ya que "las celdas son iguales en todas las cárceles". "Para el preso no hay mucha diferencia estar en Algeciras o Martutene, pero es un castigo añadido y brutal contra los familiares y amigos", ha defendido.