Marcelino Marcos Líndez defiende el máximo consenso para «encarar las consecuencias de la sangría demográfica»

Marcelino Marcos Líndez, junto a Luis Planas, miran el saludo de Javier Fernández y Adrián Barbón. /Pablo Lorenzana
Marcelino Marcos Líndez, junto a Luis Planas, miran el saludo de Javier Fernández y Adrián Barbón. / Pablo Lorenzana

El presidente de la Junta General hace un llamamiento para «crear un marco favorable para que todos los factores que puedan contribuir a frenar el despoblamiento»

EUROPA PRESS

El presidente de la Junta General, Marcelino Marcos, ha afirmado que una repetición electoral por la falta de acuerdos entre formaciones políticas supone «el fracaso de la democracia» y ha apostado por «plantear reformas que eviten estas situaciones de bloqueo». Así lo ha indicado el presidente del Parlamento autonómico durante su discurso en el acto de toma de posesión del socialista Adrián Barbón como presidente del Principado, celebrado este sábado en la Junta General.

En el mismo, Marcos ha tenido tiempo para recordar que todos los presidentes del Principado tomaron posesión del cargo en un acto solemne en la sede parlamentaria, para realizar un recuerdo especial a la figura de Vicente Álvarez Areces, recientemente fallecido, y su «más alta consideración» por el ya ex presidente Javier Fernández. De él, Marcos ha afirmado que fue su «mentor» en la política y ha resaltado «su gran talla política», pero también «su enorme calidad humana». Por eso, le ha agradecido su labor en nombre de los asturianos y en el suyo propio y le ha deseado «lo mejor en la etapa que ahora comienzas».

Más

Por otro lado, ha recordado que los votantes fueron a las elecciones con el objetivo de tener un presidente y un Gobierno, «con el fin de que se ponga en marcha cuanto antes la legislatura», por lo que la toma de posesión de un nuevo jefe del Ejecutivo autonómico supone «la victoria de la democracia». «La imposibilidad de su celebración, lógicamente, supondría el fracaso de la misma», ha señalado Marcos en una clara referencia a la situación estatal, por lo que ha puesto en valor el debate y el diálogo como «esencia de la democracia».

«Los intereses partidistas, el bloqueo y la falta de acuerdo político que tiene su última expresión en una repetición electoral supone el fracaso de la democracia, se mire por donde se mire», ha llegado a afirmar, para »plantear reformas que eviten estas situaciones de bloqueo«.

Sobre la situación asturiana ha apuntado a los retos de la comunidad, donde ha destacado el reto demográfico y la defensa del medio rural. En ese sentido, ha apostado por «crear un marco favorable para que todos los factores que puedan contribuir a frenar el despoblamiento sean tenidos en cuenta por todas las Administraciones». «Se necesita responsabilidad, implicación y altura de miras para encarar las consecuencias de la sangría demográfica, «ha apuntado, para hablar de la cuestión demográfica como una cuestión» transcendental que encierra un alcance profundo con efectos que impactan en diferentes órdenes de la vida como la puesta en peligro del sistema público de pensiones, la sanidad, la educación o las prestaciones sociales«.

Así, ha pedido «soluciones globales» a la hora de plantear el reto demográfico, al que ha calificado por su «enorme transcendencia» como un problema de Estado «que necesita una estrategia nacional y europea. «Una estrategia que debería ser perfilada con el mayor respaldo y consenso posible para evitar cambios y modificaciones al albur de vaivenes políticos y electorales a corto plazo. Una aproximación integradora que prescinda de prejuicios ideológicos«, ha explicado.

Por otro lado, ha defendido un medio rural «sostenible, desde el punto de vista social, económico y medioambiental, que afronte los retos impuestos por los procesos de despoblamiento y envejecimiento de la población debe ser el objetivo a alcanzar; con políticas holísticas e integrales, de carácter obligatoriamente trasversal, que entienda el medio rural como un todo». Para finalizar, ha deseado a todos los asturianos «una buena legislatura» y se ha mostrado convencido de que Adrián Barbón --del que ha apuntado su cercanía, sensibilidad, sinceridad y amor por Asturias-- y el equipo de gobierno que conforme «contribuirán a ello». «Su suerte será la suerte de todos nosotros; la suerte de todos los asturianos y asturianas», ha sentenciado.