Lindsey Vonn: «Me emociona celebrar este premio y mi cumpleaños con los Reyes en Oviedo»

Lindsey Vonn. / EFE
Lindsey Vonn. / EFE

Lindsey Vonn, la flamante Premio Princesa de los Deportes 2019, afirma que «es un honor unirme a quienes han recibido este galardón»

E. ALONSO GIJÓN.

Fue en Suecia, en Are, donde Lindsey Vonn (Minnesota, 1984) estrenó su casillero medallas. Ocurrió en un lejano ya año 2007. El pasado mes de febrero, curiosamente en el mismo escenario, sumó su último metal, un bronce que hizo justicia al duro esfuerzo realizado por la esquiadora norteamericana para despedirse al máximo nivel. «Mi cuerpo está roto y sin posibilidad de recuperarse. Me grita para que me detenga y es hora de que le escuche», dijo entonces.

Y, ahora, apenas tres meses después de su adiós profesional, recibe la máxima recompensa del Premio Princesa de Asturias de los Deportes por su exitosa trayectoria deportiva y, también, por esa lucha por superar las lesiones en las rodillas que tanto han condicionado la última parte de su carrera deportiva.

Lindsey Vonn, llamada Lindsey Kildow antes de contraer matrimonio, atesora un palmarés envidiable: dos oros y un bronce olímpicos; dos títulos y ocho medallas en conjunto en mundiales; cuatro coronas en la Copa del Mundo, y 82 victorias en esta disciplina de esquí alpino -la mujer con mayor número de triunfos-. La esquiadora más laureada de la historia del esquí de competición. Nadie ha podido hacerle sombra.

La norteamericana, que puso fin a su exitosa carrera tras participar en el supergigante y en el descenso de Are, donde fue bronce sobreponiéndose a los problemas de rodilla que la lastraban desde comienzos de temporada, expresó ayer su sorpresa y honor por incorporarse a la nomina de personalidades que han ligado sus hombres a esta distinción. «Es un honor unirme a los distinguidos atletas, científicos, eruditos y artistas que han recibido un Premio Princesa de Asturias», afirma Lindsey Vonn en una declaración difundida ayer por la Fundación Princesa de Asturias.

Vonn, que creció con la referencia de Picabo Street, su compatriota de trenzas que enamoró al circuito mundial del esquí en los años noventa por su carisma y personalidad, confirmó su presencia en Oviedo coincidiendo con su trigesimoquinto cumpleaños. «Me emociona celebrar este premio, y mi cumpleaños, con los Reyes de España en Oviedo el 18 de octubre», señala la extrovertida, decidida, mediática y triunfadora exesquiadora norteamericana.