Y Jade acabó en los brazos de Leonor

Y Jade acabó en los brazos de Leonor
DANIEL MORA

La niña de un año es la hija de la propietaria original de 'Xana', la yegua que el Ayuntamiento de Cangas de Onís ha querido obsequiar a la Princesa de Asturias

EFE

La Princesa Leonor ha sido hoy protagonista especial de una visita a Covadonga con los Reyes y la infanta Sofía durante la que la Heredera de la Corona ha recibido el reconocimiento de la instituciones y que se ha completado con la inauguración de un mirador dedicado a ella en los Picos de Europa.

La imagen de Leonor sujetando las riendas de «Xana», una yegua de la raza autóctona «Montaña Asturiana» con la que el Ayuntamiento de Cangas de Onís ha querido obsequiarla a ella y a su hermana, ha cerrado el apretado programa de sus primera actividad institucional fuera de Madrid, minutos después de que los cuatro inauguraran el nuevo Mirador de la Princesa habilitado en el Pico Sohornín.

Ayudados por varas de avellano con inscripciones grabadas para la ocasión, los cuatro han ascendido por un escarpado sendero hasta el mirador de piedra, a 1.050 metros de altitud, desde donde han podido contemplar una vista privilegiada del lago Enol e incluso un doble arcoíris, mientras el Rey sugería a los responsables del Parque un futuro «mirador de la infanta», en un guiño a su hija Sofía.

El nuevo Mirador de la Princesa es más alto que los otros tres con nombres dedicados a la Familia Real -de la Reina, del Rey y del Príncipe-, el primero de ellos bautizado en honor de Victoria Eugenia cuando acompañó a Alfonso XIII, hace cien años, en la inauguración del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, embrión del actual Parque de los Picos de Europa.

Al pie del sendero, los Reyes y sus hijas han saludado a los celadores y pastores del Parque, así como a un grupo de estudiantes gijoneses que practicaban hoy montañismo por la zona, y más tarde han posado con el alcalde de Cangas, José Manuel González Castro, junto a la yegua «Xana», obsequiada simbólicamente por el municipio, si bien permanecerá en los pastos del macizo occidental de los Picos.

Las cámaras han captado también el momento en que doña Letizia tomaba en brazos cariñosamente a Jade, una niña de un año, hija de la propietaria original de la yegua y nieta del encargado de la doma del animal.

Tras despedirse del padre de doña Letizia, Jesús Ortiz, y su actual esposa, Ana Togores, que observaban el programa oficial de la visita desde un lugar discreto, los Reyes y sus hijas han puesto fin a una jornada en Covadonga que había comenzado antes de mediodía en la Santa Cueva, donde el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, dedicó unas palabras de bienvenida a la Heredera de la Corona.

Tras agradecer su presencia en Covadonga, el arzobispo se dirigió a la «jovencísima Princesa» en estos términos: «Que la Santina guíe vuestros pasos y que vuestra Alteza crezca sana, sabia, santa y 'guapa', como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas».

«Que María de Covadonga proteja a esta querida Familia Real en un momento decisivo y delicado para España», añadió monseñor Sanz, quien hizo entrega a los Reyes de la medalla conmemorativa del centenario de la coronación canónica de la Santina y obsequió a la Princesa y la infanta con sendas medallas de la Virgen que mostraban en su reverso la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias.

A continuación, en una misa solemne oficiada en la basílica, el arzobispo de Oviedo agradeció a Felipe VI su «valentía y clarividencia» en la defensa de la libertad y la «plural convivencia del pueblo español» y propugnó un diálogo «con todos» que «no traicione ni disuelva la propia identidad».

«En Covadonga nace un pueblo con clara denominación de origen» y «que no se amilana cuando hay que reconquistar con nobleza lo que se invade hurtándonos nuestro terruño patrio, lo que se nos usurpa empobreciéndonos, lo que se nos diluye imponiéndonos creencias tan intrusas e ideológicas tan ajenas que terminan vaciándonos de lo que somos», subrayó monseñor Sanz.

Más información

Junto a él, concelebran esta solemne eucaristía con motivo de la clausura del año jubilar mariano y el centenario de la coronación canónica de la Santina el cardenal Rouco Varela, los arzobispos de Santiago, Granada y Burgos y seis obispos: los de León, Santander, Lugo, Astorga, el obispo auxiliar de Madrid y el emérito de Sigüenza-Guadalajara.

Además de la medalla de la Virgen, de oro dorado y blanco con piedras preciosas, que ha llevado al cuello durante la visita, Leonor ha recibido de manos del presidente de la Comunidad, Javier Fernández, la insignia de la Cruz de la Victoria, un obsequio que en su día también recibió su padre por su condición de Príncipe de Asturias.

Vítores y aplausos han acompañado el recorrido de los Reyes y sus hijas por este Real Sitio, el mismo lugar en que don Felipe tomó posesión de su título de Príncipe de Asturias en noviembre de 1977 y donde esta mañana los cuatro estrechaban la mano de numerosos ciudadanos que aguardaban su llegada tras las vallas de seguridad.

Además de una nutrida representación institucional, a la que se sumaban los cinco expresidentes autonómicos, la visita ha incluido una sobria conmemoración de los 13 siglos del Reino de Asturias ante la estatua de Don Pelayo, acompañada por la música del célebre gaitero asturiano José Ángel Hevia, quien también ha interpretado el Himno de la Virgen de Covadonga en la Santa Cueva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos