Real Oviedo

«Con el dos a cero he visto resignación, sobre todo atrás, y eso no me gusta»

Anquela, en el banquillo del estadio deportivista. / MONCHO FUENTES
Anquela, en el banquillo del estadio deportivista. / MONCHO FUENTES

«En muchas fases fuimos mejores, pero si no eres efectivo en el área rival y en la tuya concedes... sucede esto», lamenta Juan Antonio Anquela

R. J. GARCÍA LA CORUÑA.

Tras la abultada derrota sufrida en Riazor, Juan Antonio Anquela comentó que «hay que repasar el partido tranquilamente», ya que, según su criterio, «este ha sido un resultado abultadísimo para los merecimientos de uno y otro equipo». Todavía dolido por el resultado -«ha sido un golpe duro»-, el preparador oviedista explicó que después de recibir el segundo gol, «el equipo se descolocó».

«No hemos sabido jugar esa última media hora», comentó el técnico azul, y explicó que la solución pasa por saber «controlar mejor los partidos». En este punto, la endeblez defensiva fue un handicap difícil de superar. Pese a todo, Anquela vio algunos aspectos positivos: «En muchas fases hemos jugado muy bien y fuimos mejores, pero no hemos aprovechado las ocasiones que tuvimos. Si no eres efectivo en el área rival, pero en la tuya concedes... sucede esto».

La nota más negativa, para Anquela, fue cuando el Oviedo se encontró con la desventaja del 2-0. «He visto resignación, sobre todo atrás, y eso no me gusta», comentó el técnico. «Se nos olvidó que delante teníamos al Deportivo, que es un equipo tremendo, y con espacios nos han hecho mucho daño», añadió.

Otra clave analizada por Anquela fue, una vez más, la defensa en las acciones a balón parado. «Es algo que se repite en exceso, y no será porque no lo trabajamos... si no lo cambiamos cuanto antes, tendremos un problema grandísimo», advirtió el preparador oviedista, además de recordar que el Deportivo fue contundente al contragolpe.

El técnico lamentó también la imagen ofrecida ante la afición azul, que además había realizado un multitudinario desplazamiento hasta La Coruña. «Me sabe mal por ellos, que nos apoyan todos los días y están demostrando que están al lado del equipo», comentó Anquela, para añadir que «vamos a intentar revertir la situación».

El técnico aseguró que tras el partido, en el vestuario se comentaba que el equipo tenía que «levantarse y seguir». Los propios jugadores reconocieron que «tienen que dar un poco más, y esperar a tener ese punto de fortuna que está faltando».

Preguntado por su continuidad al frente del equipo, Anquela aseguró que este «es el momento más fastidiado» desde que está en el club. «Yo estoy para lo que me diga el club. Cuando eres entrenador, temes por el puesto todos los días. Eso no depende de mí, lo único que tengo que hacer es trabajar», indicó el entrenador jienense.

El preparador azul confía en que el trabajo se está «haciendo bien» y explicó que «lo único que hace falta es un pelín de confianza y una dosis de fortuna».

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos