Las cinco claves de la felicidad según Otín

Las cinco claves de la felicidad según Otín

Imperfección, reparación, observación, introspección y emoción

Miguel Rojo
MIGUEL ROJOGijón
1.
IMPERFECCIÓN

Si fuésemos perfectos, mantiene, seríamos todavía microbios. Aceptar la imperfección es entender la vida, asumir nuestro pasado microbiano y reconocer nuestras actuales limitaciones, incluyendo la presencia de la enfermedad y la muerte.

2.
REPARACIÓN

La evolución nos ha dotado de de una nutrida colección de genes que permiten reparar los daños genéticos, cuidan de la estabilidad del genoma y evitan que nuestra vida sea efímera y desesperada. Siempre nos queda la esperanza de reparar o recomponer todo lo que comprometa o limite nuestra felicidad.

3.
OBSERVACIÓN

Observar es prestar atención al mundo, a los demás y hasta a nosotros mismos. Un proceso que nace de la curiosidad. Si mantenemos curiosidad por la vida tendremos la oportunidad de vivir un poco más y un poco mejor. Si queremos ser felices, debemos evitar el pensamiento errático y vivir intesamente el presente.

4.
INTROSPECCIÓN

No hay que temer al silencio, a la reflexión, a la meditación. La introspección nos ayuda de una manera natural a visualizar el propósito de la vida en sus múltiples manifestaciones. En todas ellas existe la posibilidad de mejorar nuestro bienestar y la práctica del altruísmo nos puede ayudar a subir algunos peldaños en la doble hélice de la felicidad.

5.
EMOCIÓN

Un concepto muy amplio que engloba a todas las claves anteriores. Las emociones son las reacciones orgánicas que experimentamos para adaptarnos a todo tipo de estímulos externos. Cuando el balance de estas se inclina del lado de las emociones positivas, la felicidad gana terreno en nuestra vida.