Así es el Parque Natural de Tamadaba, el corazón de la biodiversidad canaria afectado por el incendio de Valleseco

Así es el Parque Natural de Tamadaba, el corazón de la biodiversidad canaria afectado por el incendio de Valleseco
Web Oficial de Turismo de Gran Canaria

El pulmón verde de Gran Canaria se encuentra en peligro después de que las llamas del fuego forestal se adentrara en el espacio protegido y venerado por los antiguos canarios

I.ASENJO

Tamadaba discurre frente al mar en forma de macizos y acantilados, fruto de la erosión del viento y el mar. El Parque Natural se extiende por 7538,6 hectáreas de cumbre a costa en el extremo occidental de Gran Canaria y sobresale por la extraordinaria diversidad biológica que contiene, sobre todo vegetal. El pulmón verde de la isla linda por el sureste con el Parque Rural del Nublo y se encuentra en serio peligro después de que las llamas del fuego forestal que se originó este sábado en Valleseco, se adentrara en este espacio protegido venerado por los antiguos canarios.

Dentro de esta joya natural -uno de los lugares menos alterados por la mano humana de todo el Archipiélago -se pueden encontrar hasta 33 endemismos de Gran Canaria y 64 de las ocho islas canarias, lo que se traduce en el 20% de la flora endémica de Canarias y el 25% de la isla. Entre su fauna destacan las aves y los reptiles, en un territorio en el que el pino canario autóctono es el rey de las cumbres entre elevados acantilados sobre su inaccesible costa. Cerca de Tamabada está el paisaje declarado sagrado por la Unesco de Tir­ma, con importantes manifestaciones arqueológicas y un alto valor simbólico e histórico.

El lugar se constituye como Parque Natural desde el año 1987 y abarca los municipios de Agaete, Artenara y La Aldea de San Nicolás, que configuran el área recreativa de Llanos de La Mimbre, el pico de La Bandera o el mirador de El Balcón, desde donde se pueden ver acantilados marinos con forma de cola de dragón o la apartada playa de Guayedra con su barranco salpicado de palmeras.

Su mayor singularidad son los barrancos, escarpes y macizos que configuran un paisaje erosivo de contrastes, donde se pueden identificar elementos naturales de notable interés geomorfológico.

Isla de Gran Canaria
Isla de Gran Canaria

En Tamadaba se encuentra uno de los pinares naturales mejor conservados de la isla, que a lo largo de los años ha demostrado su eficacia en la captación hidrológica, como demuestra las presas artificiales que se encuentran en su entorno. Además del pino, el parque acoge ejemplares de codeso de monte, bejeque, madroñero canario, sabinas, retama amarilla y acebuche, entre otros. Entre las especies animales, destacan el lagarto gigante de Gran Canaria, el pinzón azul, el búho chico, el pájaro carpintero, el perenquén o el pardillo canario.