Una ovetense de 75 años reclama investigar si es hija de la Duquesa de Alba

María Josefa Fernández, ayer ante los juzgados de Llamaquique. / ALEX PIÑA
María Josefa Fernández, ayer ante los juzgados de Llamaquique. / ALEX PIÑA

María Josefa Fernández recibió hace cuatro años una llamada en la que la informaron de que tenía lazos de sangre con el palacio de Liria

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Aún no se ha comprobado si su ADN coincide con el de la fallecida duquesa de Alba, pero ya ha presentado una demanda para que se investigue si es hija de Cayetana Fitz-James Stuart. María Josefa Fernández, ovetense de 75 años, recibió el 20 de enero de 2015 una llamada que le cambió la vida. Le dijeron que había sido «adoptada en Oviedo» y entró en 'shock'. Pidió al interlocutor que le telefonease en otro momento y al día siguiente le revelaron el nombre de la que puede ser su madre.

Fernández, en un primer momento, no estaba del todo segura de lo que le estaban relatando. No le dijeron que era hija «de una lavandera», sino de la mismísima duquesa de Alba, fallecida en Sevilla el 20 de noviembre de 2014, y pronto empezó a atar cabos. Su interlocutor, del que por el momento no ha desvelado su identidad, le comentó que iba a recibir un documento y con él debía «ir al notario». Las conversaciones prosiguieron durante meses y un día las partes concertaron una cita. Fernández viajó a Valladolid y allí se vio con unos periodistas. Le entregaron un «poder notarial» para que lo firmase, pero ella «no» accedió.

Desde entonces, esta mujer lleva luchando para que su situación se investigue. Ayer, ratificó la demanda en los juzgados de Llamaquique y poco después habló con este periódico. Dice que ella no tiene un gran parecido con la duquesa, ya que sus rasgos son similares a los de su «padre», de quien aún no ha desvelado la identidad, pero en su familia hay muchos parecidos con la casa de Alba: «Una de mis cinco hijas es un calco a Eugenia Martínez de Irujo, otra es muy parecida a Brianda Fitz-James y mi nieta tiene expresiones y gestos de Tana, la hija de Fran Rivera y Eugenia», explicaba.

Por el momento, esta mujer no ha comparado su ADN con el de su supuesta madre, aunque este será el siguiente paso que dé. Dentro de «unos diez días» se someterá a esta prueba y después se tratará de cotejar con el de algún miembro de la casa de Alba. Cuando la petición llegue al palacio de Liria no pillará por sorpresa a Carlos Fitz-James, duque de Alba. Según Fernández, el noble se enteró en «abril» de todo el asunto y quién sabe si la lista de hijos de doña Cayetana se incrementa dentro de unos meses con un nuevo nombre. El de María Josefa Fernández.

 

Fotos

Vídeos