Djurdjevic: «Vamos a empezar a entrenarnos con diez jugadores»

Djuka en el partido de Huesca. /
Djuka en el partido de Huesca.

«No se vio la tarjeta roja en ningún momento, el árbitro le saca la amarilla a Pedro pensando que no tenía otra», asegura Borja López

ANDRÉS MAESEHUESCA.

El sentir del vestuario del Sporting tras encajar la primera derrota de la temporada se asemejó al mostrado tras los encuentros ante el Girona y el Rayo Vallecano. El malestar con la actuación arbitral no se hizo silencio por parte de los rojiblancos.

«Vamos a empezar a entrenarnos con diez jugadores porque estamos más tiempo con un hombre menos en el campo», afirmó Uros Djurdjevic. El delantero mostró públicamente su enfado por la expulsión de Pedro Díaz en El Alcoraz. El centrocampista vio la segunda tarjeta amarilla a falta de media hora para el final del partido.

«Me voy amargado por el resultado», indicó, por su parte, Damián Pérez, que recordó que «tuvimos las mejores ocasiones, pero no supimos aprovecharlas». El lateral hizo referencia a las dos jugadas que protagonizaron Molinero y Borja López. Los dos defensas enviaron un balón al palo cada uno, que evitó el tanto de los rojiblancos en Huesca.

El central gozó de la última jugada para empatar. Borja fue el jugador que más cabreado salió del vestuario. No se mordió la lengua para hablar del arbitraje: «El empate hubiera sido justo, pero una vez más una decisión del árbitro condicionó el choque».

Todos los futbolistas coincidieron en asegurar que en ningún momento vieron al colegiado mostrar la tarjeta roja a Pedro Díaz. Para Borja López, la explicación está clara: «No sabía que Pedro tenía una amarilla y, cuando se da cuenta, no le queda otra que mandarlo al vestuario. Nadie vio la roja».

Sobre su acción al filo del término del choque, a Borja le recordó al gol que marcó ante el Rayo Vallecano, pero con matices. «Vi que el balón iba hacia el palo, no como el remate de la segunda jornada en El Molinón. Fue una pena porque luego Pablo no enganchó un buen remate en el rechace», concluyó el central, que fue uno de los últimos en abandonar el estadio.

Más Sporting