https://static.elcomercio.es/www/menu/img/tecnologia-desktop.jpg

Los ataques a los Mac se disparan en 2019

Ordenadores Mac. /Reuters
Ordenadores Mac. / Reuters

Aumentan un 62% en los primeros tres meses del ejercicio

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZMadrid

Los ciberdelincuentes cada vez más están interesados en los dispositivos del gigante de Cupertino. En estos tres primeros meses del año, los ataques malware en Mac se han elevado en un 62%, según el último informe de Malwarebytes.

Los últimos ataques demuestran un aumento en las nuevas tácticas que emplean código abierto para crear puertas traseras que permitan a los ciberdelincuentes infectar los dispositivos. El mayor aumento se ha producido en los ataques adware, que han crecido un 201%.

El virus más conocido en los dispositivos Mac es PCVARK, seguido de MacKeeper y de MacBooster. Por otro lado, una familia de adware llamada NewTab consiguió ascender al cuarto lugar en cuanto a número de ataques desde el puesto 60 en el que se situaba.

En los dos últimos ejercicios, los expertos en seguridad han detectado un importante crecimiento de programas que expanden malware y adware para los dispositivos del gigante de Cupertino, concretamente el software de código abierto Python.

En este primer trimestre, el informe ha detectado interés en el programa MITMProxy basado en Python, que se usa para descubrir SSL cifrado y otros datos del tráfico de red monitorizado.

El informe de Malwarebytes recoge también que MacOS ha sido objeto de los ataques preferidos en los últimos meses: el uso de código abierto para crear puertas traseras, mineros de criptomonedas maliciosos y ejecutables de Windows descubiertos en el escritorio de macOS.

Además, el robo de las carteras electrónicas de Bitcoin y Etherium en la plataforma se estima en 2,3 millones de dólares. Aunque, el informe recoge el descenso de este tipo de ataques, que aprovechan una vulnerabilidad en los monederos virtuales.

Malwarebytes apunta a que las PYMES también verán una avalancha de ataques. Especialmente, la región de Asia y Pacifíco deberá hacer frente a un nuevo ataque similar al vivido hace unos años con Wannacry.