Un cuarto de siglo sin fábrica de gas

Desde antes de su cierre, HC quiere construir pisos y 25 años después está cerca de lograr su objetivo

ANA SALAS Y SUSANA NEIRA
La manzana que ocupa la fábrica de gas entre las calles Paraíso, Postigo y Azcárraga. ::
                             MARIO ROJAS/
La manzana que ocupa la fábrica de gas entre las calles Paraíso, Postigo y Azcárraga. :: MARIO ROJAS

El 9 de julio de 1985 cerró la fábrica de gas. La instalación dejó de ser rentable e Hidrocantábrico se llevó la nueva a La Corredoria. Las calles Paraíso, Postigo y Azcárraga con las que linda se quedaron así sin el único ejemplo de patrimonio industrial de similares características que queda en la ciudad. La vieja fábrica había dejado de ser útil, pero dentro de los muros que todavía hoy se mantienen, guardaba y guarda elementos del siglo XX (aunque sus orígenes hay que buscarlos un siglo atrás). El más simbólico es el gasómetro, construido a finales de los años 50, y otros muchos elementos que son testimonio y seña de identidad de una sociedad, y que mientras las Administraciones y la propiedad acuerdan qué hacer con ellos continúan deteriorándose. Una manzana en pleno casco antiguo. El día que la fábrica de gas dejó de funcionar, hace mañana exactamente 25 años y un mes, se reunió por primera vez la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento, en la que se decidió pintar el edificio del Banco de España (antes era dorado). En la calle, los ovetenses discutían sobre si la rehabilitación que los arquitectos Fernando Nanclares y Pedro Casariego habían diseñado para el teatro Campoamor era o no la correcta. Aquellos días, también aparecieron los cimientos de un edificio del siglo XII en las excavaciones de Santa María del Naranco ligadas al proyecto de drenaje; y Manuel Francisco Pérez era el primer asturiano trasplantado de corazón. La fábrica de gas dejó de funcionar en silencio. Poco comentaron entonces los ciudadanos sobre la apagada actividad en las instalaciones de Paraíso.

La factoría cerró dos años después de que su propietaria, Hidrocantábrico, presentara al Consistorio un proyecto para construir viviendas. El alcalde, entonces Antonio Masip, y su concejal de Urbanismo, Pedro Blanco, se oponían. Su idea pasaba por convertir la instalación en un museo industrial. Pero no convenció a la propietaria. Siete años después Masip dejó la alcaldía, y la fábrica se convirtió en un lugar abandonado. Pero no siempre fue así.

Dice Fermín Canella en su 'Libro de Oviedo' que estaba «montada con todos los adelantos» y que surtía «de alumbrado a toda la ciudad». Con este objetivo, la Sociedad del Gas la creó en 1857. La iluminación en la urbe era necesaria. Recoge Juan Santa en 'Asturias, una historia del gas de alumbrado' que en enero de 1854 Francisco Gutiérrez «ya fabricaba gas y lo suministraba a la farola de la calle Cimadevilla». Un año después, el Ayuntamiento acuerda prolongar el gas hasta el Bombé y en el 56 llevar el alumbrado a los teatros y demás servicios públicos. Los ovetenses querían vivir también de noche.

Así fue cómo nació la fábrica y poco a poco fue creciendo con edificios de técnicos asturianos como Dimas Cabeza (el pabellón, uno de los más antiguos que se conservan, construido en 1900), Joaquín Vaquero Palacio (el edifico principal), Miguel García Lomas-Somoano (el de servicios, que integra los pórticos de las casas que había en la plaza de la Catedral) o Ildefonso Sánchez del Río (varios elementos como una marquesina y una escalera de hormigón). Una factoría moderna que dejó de ser rentable y cerró. Como mucho después le ocurrió a Loza de San Claudio, hoy en una situación similar: abandono, es un lugar donde se acumula el polvo, aunque declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Este último detalle no lo logró la de gas.

La presión ciudadana obligó a Cultura a incoar el expediente en 2001. Pasaron siete años sin que la instalación apareciera en los papeles de la Administración hasta que un día, ya en junio del año pasado, reconoció que la declaración había caducado.

Cuando parecía que la fábrica cada vez tenía menos interés, en los últimos meses la empresa propietaria ha dado un impulso al proyecto para dar uso al complejo, de 13.000 metros cuadrados. Hidrocantábrico confió el diseño al afamado arquitecto gallego César Portela (premio Nacional de Arquitectura de España en 1999 por el edificio de la Estación de Autobuses de Córdoba), y poco a poco desgranó los detalles. Desde el principio se recuperó la idea de destinar parte de las instalaciones a 95 viviendas.

Las pautas de la actuación para la central que en su día surtió de electricidad a la ciudad, en realidad, venían marcadas por el Pleno del Consejo de Patrimonio, dependiente de la Consejería de Cultura. En junio de 2009 autorizó el aprovechamiento residencial de la parcela, alineadas sobre la antigua vía del tren y frente a la muralla medieval de la calle. Y también protegió de la piqueta a algunos elementos fundamentales: el famoso gasómetro, la chimenea, el depósito elevado, el conjunto de hornos y escaleras y la marquesina. Lo hizo, eso sí, cuando la declaración de BIC ya había caducado.

Ante el Ayuntamiento

Con las bases fijadas, la empresa presentó esta primavera al Ayuntamiento un proyecto que considera más conservador que lo fijado por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). O al menos, así lo ha definido. El plan especia, dirigido por Portela, se plantea como una especie de 'parque urbano', integrando los elementos patrimoniales más valiosos con lo nuevo.

Los pisos libres se distribuirán en tres edificios dentro del recinto. Ninguno tendrá más de tres alturas para no sobresalir por encima del conjunto y el que dará hacia la calle Postigo conservará, como exigió Patrimonio, la fachada principal de la eléctrica, diseñada por el ingeniero Dimas Cabeza en 1900. Sobre el resto proyectó lo esperado: la conservación. Se mantendrá el edificio principal, para usos terciarios y comerciales, y la puerta de Paraíso.

Con el avance de la tramitación en la Casa Consistorial, se abrió la puerta al futuro uso del gasómetro, sin duda el elemento más polémico del complejo. Se le otorga la categoría de Edificio Singular de carácter privado, pero se delega en Hidrocantábrico la decisión de a qué dedicarlo en el futuro. Incluso podría darle un uso residencial y terciario, que bien podrían ser oficinas. Lo que ya parece descartado es que alguna administración, bien sea el Ayuntamiento o el Gobierno regional, previa decisión de la propietaria, decida restaurarlo para usos culturales, como se llegó a plantear.

¿Este es el mejor proyecto para la fábrica de gas? El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, considera que sí: «Me parece un proyecto espléndido, en Oviedo no tenemos nada parecido», asegura. En su opinión, el plan especial diseñado por HC, y pendiente ahora de la aprobación inicial tras pasar por Cultura, preserva el patrimonio industrial diseñado por hasta cuatro arquitectos distintos, genera un espacio moderno y creará una gran plaza de comunicación entre Postigo y Paraíso.

No es tan sencillo de definir cuándo se llevará a cabo. Aún quedan varios trámites pendientes, por lo que «es fácil que haya otros 10 o 12 meses de tramitación antes de iniciarse ninguna obra», calcula edil el popular.

La reivindicación ciudadana

Pero que avance no quiere decir, ni mucho menos, que todo el mundo esté a favor. El grupo Gas Ciudad luchó durante años para lograr el uso cultural del complejo, como en otras ciudades europeas. No lo logró. Cogió el testigo el Foro de Urbanismo Crítico, que ha protagonizado ya numerosos actos y reunido miles de firmas para evitar lo que consideran «una especulación».

El año pasado, justo antes de la reunión de Patrimonio en la que se decidió qué proteger, unos 60 intelectuales, entre ellos profesores universitarios, artistas y escritores, además de una quincena de colectivos, firmaron un manifiesto para proteger el conjunto. No sirvió para que las Administraciones cambiaran de idea. Ni siquiera las más de 7.000 firmas reunidas.

Ahora, se planean una pregunta: ¿Puede Oviedo ser Capital Cultural en 2016 con el futuro que le espera a este complejo?

Fotos

Vídeos