Papá, quiero ser ingeniero

El centro que más estudiantes tiene es la Escuela Politécnica de Gijón, con 4.769, y el que menos, la Facultad de Geología, con 177 Un tercio de los 25.601 universitarios matriculados estudian carreras técnicas

EVA MONTESGIJÓN.

La masa estudiantil de la Universidad de Oviedo disminuyó en el último año. Perdió los 294 alumnos que separan los 25.895 matriculados en el curso 2010/2011 de los 25.601 que se encuentran actualmente deambulando por aulas, pasillos, cafeterías y despachos de los siete campus que condensan la oferta formativa de la institución académica asturiana. Sin embargo, la reducción no significa una pérdida. Más bien habla de la eficiencia de la Universidad, que a pesar de haber incrementado en 430 sus matriculados de nuevo cuño -de 6.529 el año pasado a 6.959 éste-, pierde alumnos. Y todo, a decir del rector, porque se han ido más de los que han llegado. Presumiblemente, graduados, si bien Vicente Gotor no especificó cuántos de los que se fueron abandonaron.

Y a juzgar por los números y su distribución, todo hace pensar que la crisis va determinando el perfil del futuro profesional, de forma que, de los 25.600 estudiantes de la Universidad de Oviedo, casi un tercio, 7.200, están matriculados en alguna de las titulaciones de ingeniería. Las disciplinas que, a decir de muchos, constituyen la puerta del desarrollo se reparten, eso sí de manera desigual, los intereses de los nuevos y de los menos nuevos estudiantes.

La escuela que concentra más alumnos es, sin duda, la Politécnica de Ingeniería de Gijón, que reúne a 4.769 jóvenes distribuidos en este momento entre 17 titulaciones, sumando las viejas ingenierías técnicas y superiores, y los actuales grados, además de los chicos que, siendo ya ingenieros técnicos, están realizando los cursos de adaptación a los nuevos grados. La Politécnica de Mieres, con 1.304 alumnos, las escuelas de Minas y de Informática de Oviedo, con 518 y 329 estudiantes respectivamente, y la Escuela de Marina Civil, con 281, configuran el mapa de futuros ingenieros que poblan cada vez en mayor medida las aulas de la Universidad de Oviedo, que no inició su desarrollismo técnico hasta que, no con poca reticencia, inauguró la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Gijón. Hoy, casi 30 años después, es la joya de su corona.

No obstante, por áreas, la más demandada sigue siendo la de ciencias sociales, que tiene en la Facultad de Economía y Empresa su buque insignia, con 3.844 alumnos repartidos en 11 titulaciones, entre diplomaturas, licenciaturas y grados. La Facultad de Formación del Profesorado y Educación aporta 1.826 alumnos, y la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales, 1.279. Pero quizá la reina del área sea Derecho que ella sola, solo entre grados y licenciaturas, aglutina 1.914 estudiantes. Las leyes siguen consideradas como una buena salida laboral.

En esa misma línea están las ciencias de la salud, con la particularidad de que nunca podrán ser los más nutridas de alumnos mientras aglutinen casi la totalidad de los numerus clausus de la Universidad de Oviedo. Aun así, la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, con 9 titulaciones, alcanza los 1.574 alumnos y Psicología 725. Las otras ciencias están en números menores, como los 918 estudiantes de Biología, los 795 de Química, los 310 de Ciencias y los 177 de Geología, que en este momento es la más vacía de la Universidad.

Las Humanidades, gracias a las fusiones, tienen en la Facultad de Filosofía y Letras el tercer centro de la Universidad en número de alumnos, con 1.973, procedentes de 19 titulaciones viejas y nuevas. Y es que, a pesar de que la Universidad destina todos sus atenciones a los grados, lo cierto es que los estudios en proceso de extinción tienen todavía 12.625 alumnos matriculados, mientras que los hijos de Bolonia suman 10.407. Es el último año antes de que se tornen las fuerzas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos