El Comercio

Aparece el cadáver de un lobo colgado de una señal en Lena con un disparo en el cuello

Aparece el cadáver de un lobo colgado de una señal en Lena y con un disparo en el cuello
  • El animal, que tenía una oreja amputada, fue retirado esta mañana por efectivos del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) y la Guardería de Medio Natural del concejo lenense

Un lobo ha aparecido hoy colgado en torno a las ocho de la mañana junto a una señal de tráfico en el concejo de Lena. El animal, que presentaba un señales de un disparo en el cuello y tenía una oreja amputada, pendía de unas cuerdas atadas a un cartel que indica la localidad de Tiós. Fue retirado esta mañana por efectivos del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) y la Guardería de Medio Natural de Lena.

La lamentable imagen ha provocado indignación en las redes sociales, en las que los usuarios piden que se persiga este tipo de acciones y que se castigue a los autores. No obstante, no es la primera vez que este tipo de sucesos se producen en la zona. Ya en el año 1998 se produjeron escenas similares y en la zona se denunció la aparición de otro cadáver de lobo en las mismas circunstancias hace cinco años.

Nueva normativa

Casualidad o no, el hallazgo se ha producido el mismo día en el que el Principado aprobó el plan que permite la caza de lobos en monterías. Se trata de una normativa que mantiene a esta especie como no cinegética, pero que por primera vez permite su caza en reservas regionales durante monterías legalmente autorizadas de otras especies.

El nuevo plan contempla también la realización de controles de población del lobo allí donde su presencia comprometa la viabilidad económica de las explotaciones agropecuarias, teniendo como prioridad reducir lo máximo posible los daños por ataques de esta especie. En la actualidad, hay una treintena de manadas de lobos presentes en Asturias, cifra que refleja cierta estabilidad, con una ligera tendencia al alza.

Este plan, que revisa el vigente desde 2002, pretende conservar la especie en el contexto geográfico de la población noroccidental ibérica y realizar una gestión favorable a los intereses de los ganaderos asturianos, tanto minimizando los daños que el lobo pueda causar como compensando económicamente los que produzca.

Ya en el año 1998 se encontraron más cadáveres de lobos en la zona.

Ya en el año 1998 se encontraron más cadáveres de lobos en la zona. / J. M. Pardo

Según informa el Gobierno en un comunicado, con este nuevo plan se cumplirá con la obligación legal de mantener la población del lobo en un "estado de conservación favorable" y de garantizar el desarrollo ganadero.

Para ello, se plantea como novedad que en las reservas regionales de caza se puedan abatir ejemplares de lobo en las cacerías legalmente autorizadas de otras especies, siempre bajo supervisión del personal de la guardería y sin posibilidad de que los cazadores se queden con los ejemplares.

El texto establece que el Gobierno debe desarrollar un reglamento de tramitación de los daños ocasionados por la fauna silvestre y, en colaboración con los ayuntamientos, diseñar un programa de erradicación de los perros asilvestrados que incluirá indemnizaciones por los perjuicios a los ganaderos.

También prevé medidas para agilizar la tramitación de estas indemnizaciones, con el objetivo puesto en que éstas no se produzcan en plazos superiores a los 15 días cuando exista acuerdo entre el Gobierno del Principado y el damnificado y de que, en caso contrario, el expediente se resuelva en un plazo máximo de mes y medio.

El documento también contempla la creación de una base de datos del lobo en Asturias, de libre acceso, que reúna toda la información vinculada a la especie e incluya registros de manadas de lobos censados, de la mortalidad no natural, de ataques a animales en explotaciones ganaderas y de indemnizaciones concedidas y denegadas, así como de avistamientos e indicios.

Con la aprobación por parte del Ejecutivo se culmina un proceso iniciado en noviembre de 2012, periodo en el que ha sido objeto de diversas alegaciones y en el que fue trasladado al Parlamento regional para conseguir el mayor consenso posible.

En materia de agroganadería, el Ejecutivo regional, reunido bajo la presidencia del jefe del Ejecutivo, Javier Fernández, también ha autorizado hoy un gasto de 1,2 millones para apoyar la cría de razas ganaderas autóctonas

Las principales cantidades se destinan al vacuno autóctono, como son la Asturiana de los Valles, Frisona y Asturiana de la Montaña, así como los criadores de asturcones.