«Gracias por arremangaros por vuestra iglesia»

El arzobispo, en la iglesia de Perlora, dirigiéndose a las niñas que tomarán la Primera Comunión. / P. G.-P.
El arzobispo, en la iglesia de Perlora, dirigiéndose a las niñas que tomarán la Primera Comunión. / P. G.-P.

El arzobispo inaugura las obras de reparación del templo de Perlora tras un año cerrada por haberse desplomado parte de su cubierta

PEPE G.-PUMARINO PERLORA.

«Os felicito por este gesto de comunión solidaria de querer tener la casa de Dios como la queréis: bien reforzada y que, ante el tejado averiado, os hayáis arremangado para juntos poder levantarlo de nuevo». Con estas palabras, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, agradeció a los parroquianos de Perlora su contribución a las obras de reparación de la iglesia de San Salvador.

Fue su mensaje final en el solemne oficio religioso celebrado ayer para inaugurar las primeras obras de reparación y en el que participaron el párroco, Jesús González; y el arcipreste y vicario de Avilés, Vicente Pañeda y Emilio Menéndez, respectivamente.

Fue este último el que antes de comenzar la eucaristía se dirigió a los asistentes para manifestar el agradecimiento del Arciprestazgo, al que pertenece la parroquia, por la colaboración de sus feligreses.

También trasladó su gratitud al Ayuntamiento de Carreño, con la alcaldesa Amelia Fernández y el edil Onésimo Velázquez presentes en el acto, y a los hermanos Juanjo y Enrique Argüelles, que fueron los técnicos encargados de dirigir las obras de manera totalmente altruista.

Además reconoció las aportaciones económicas realizadas por los vecinos y a la constructora encargada de la ejecución de los trabajos. En su intervención recordó la contribución al proyecto por parte del Arzobispado , de 15.000 euros.

La misa sirvió para «vestir de largo lo que estaba aquí de pie porque queremos que no se caiga», señaló Sanz Montes en su discurso, que también tuvo un motivo religioso: la celebración, con anticipación, del Corpus debido que las comuniones en la parroquia coinciden con esta fiesta religiosa.

Por esta razón, en el culto estuvieron presentes las seis niñas que comulgarán el próximo domingo, a las que el arzobispo dedicó una buena parte de su homilía.

En ella apeló a la formación cristiana como un vehículo para educar contra la violencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos