Proyecto Hombre reclama medidas que frenen el acceso a las drogas en la cárcel

Fomento sancionará a Iberpistas por el colapso de la AP-6 del día de Reyes
Centro penintenciario de Asturias. / DANIEL MORA

«Llevamos muchos años denunciando la situación y solo se echan balones fuera. Es hora de actuar», señala el presidente de la entidad

LAURA CASTRO GIJÓN.

La cárcel de Asturias denota una falta de compromiso en la lucha contra las drogas. Así lo considera el presidente de Proyecto Hombre, Luis Antonio Flórez 'Floro', quien exige «modificaciones inmediatas» para acabar con este problema. «Llevamos años denunciando esta situación y parece que no hay manera de frenarla. Desde el presidente del Principado hasta la Defensora del Pueblo español pasando por varias ONGs. Todos han criticado públicamente lo que pasa en la cárcel. No sé si puede destacar ya más, pero entendemos que es hora de cambiar esta realidad», asegura 'Floro'.

Más información

El caso de Gonzalo Montoya, el preso que 'resucitó' en la morgue tras haber sufrido un coma por sobredosis en prisión el pasado 7 de enero, puso de manifiesto, nuevamente, la facilidad con la que los reos acceden a las drogas en el interior de la cárcel de Asturias, tal y como publicó el pasado domingo EL COMERCIO. Sus analíticas, según fuentes próximas a la investigación, detectaron rastros de hachís, cocaína, heroína, metadona y barbitúricos. Una serie de sustancias que consumió mientras se encontraba en un recinto aislado, privado de libertad y bajo custodia.

La cuestión es, según señala 'Floro', que «hay que dejar de echar balones fuera y actuar». La asociación de ayuda a la drogodependencia que preside observó un «notable» descenso en el número de personas a las que ayudan derivadas de la prisión asturiana desde el 2011. «La bajada fue brutal en los dos años siguientes y ahora comienza a remontar, aunque ni soñando alcanzamos esas cifras de atención. Ahora mismo estaremos sobre unas sesenta personas», detalla. 'Floro' recuerda que las penas de cárcel «deben ser rehabilitadoras», tal y como recoge el artículo uno del Código Penal. Por eso, insta al centro penitenciario a «asumir un compromiso serio» que ataje este conflicto.

«La inmensa mayoría de la droga entra en los vis a vis y tras los permisos de salida. Los internos la introducen oculta en su cuerpo y eso dificulta la incautación. En ocasiones es misión imposible», explicó a este diario Luis Miguel López, del sindicato CSIF, la semana pasada. En este sentido, la labor del funcionario de prisiones es crucial, pero se encuentran con una «aletargada presión derivada de trabajar con los internos y de mantenerse en estado de alerta la mayor parte del tiempo», según recoge una investigación liderada por el profesor Franciso Javier Rodríguez-Díaz, de la Universidad de Oviedo, y centrada en sobre las dificultades que sufren los empleados de prisiones durante el desempeño de su trabajo.

En este sentido, Proyecto Hombre pide que se tomen las medidas necesarias para garantizar la ayuda a las personas drogodependientes y a sus familias. «Esta debe ser la prioridad», recalca 'Floro'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos