El Comercio

Un palmo da el oro a Mario Cortés

Eloy Iglesias, vicepresidente olayista, felicita a Mario Cortés, que luce su medalla de oro.
Eloy Iglesias, vicepresidente olayista, felicita a Mario Cortés, que luce su medalla de oro. / B. SANTOS
  • Mireia Belmonte no falla, muestra su gran calidad y acumula ya cuatro títulos individuales en el Nacional de Gijón

  • El nadador olayista ganó por diecisiete centésimas en 200 braza, una de las pruebas más reñidas de la jornada

Mireia Belmonte volvió a ser ayer la que más brilló entre la constelación de estrellas de la natación nacional que participan en el Campeonato de España absoluto de invierno, que ayer disputa su segunda jornada en las instalaciones del Santa Olaya y que hoy celebra la clausura en el recinto deportivo gijonés.

Sin embargo, para los olayistas, este será el Campeonato de Mario Cortés, que ayer conquistó ante sus seguidores del Santa Olaya el título de 200 braza. «Fue una victoria muy especial. Los ánimos de los aficionados fueron los que me llevaron al triunfo, que se decidió por un palmo», comentó satisfecho el nadador sevillano.

Y tanto que solo por un palmo ya que protagonizó una de las pruebas más reñidas del Nacional, en la que se colgó el oro por el estrecho margen de 17 centésimas. El olayista estuvo escoltado en el podio por Joan Ballester y Hugo González, la gran promesa de la natación española, que el pasado año, aún como infantil, se proclamó campeón del mundo júnior de 200 espalda, prueba en la que ayer consiguió la victoria.

«Todo salió como habíamos previsto, aunque me hubiese gustado mejorar algo la marca, aunque los principal era el título», señaló Mario Cortés. Poco después y casi sin tiempo para saborear la medalla, se trasladó en coche al aeropuerto de Asturias para emprender viaje a Sevilla, ya que pocas horas después nació su hijo, que se llamará Eloy. En esta ocasión, el niño no vino con un pan debajo del brazo, sino con una medalla en el Nacional absoluto de invierno. Por ello, el olayista hoy no podrá entrar en la lucha por ocupar un peldaño en el podio de 100 braza, otra de las disciplinas en la que era candidato a hacerse con uno de los cajones.

El olayista Juan Luis Vega también estuvo entre los mejores en 200 braza, prueba en la que se clasificó sexto (2.14.71). La grupista Ana Menéndez tomó parte en la prueba femenina, clasificándose en décima posición, con un tiempo de 2.33.48.

Al igual que Cortés y Vega, Álvaro López también logró plaza de finalista en 200 espalda al clasificarse octavo, tras acreditar un registro de 2.00.04.

Los equipos olayistas tomaron parte en la prueba de 4x200 libre, en la que se hicieron con el octavo puesto en masculino (7.28.60) y la decimotercera posición en femenino (8.26.20).

Según el guión previsto

Mireia Belmonte sigue paso a paso el guión establecido y cada vez que se zambulle en la pileta olayista es para lograr un nuevo título. Y así lo hizo en la prueba que abrió el programa de la jornada, en la que se adjudicó el triunfo en 200 mariposa. Poco después, Belmonte volvió a marcar la diferencia con sus rivales en 400 estilos, en la que estuvo secundada por África Zamorano, y sumó un nuevo oro.

Ya en la jornada de tarde, llegó uno de sus test en este campeonato al medir sus fuerzas con su compañera de equipo Melani Costa en 400 libre. Esta dio la sensación de poder superar a la de Badalona en el primer tramo de la prueba, pero, finalmente, Belmonte volvió a dar muestras de sus superioridad para llevarse el triunfo.

La catalana cerrará hoy su actuación individual con la disputa de las pruebas 200 estilos y 800 libre, en las que intentar hacer pleno de títulos.

Jéssica Vall fue otra de las nadadoras más destacadas del torneo, en el que ayer saldó su actuación con la victoria en 200 braza. Carlos Peralta también brilló en el Santa Olaya, donde se colgó el oro en 200 mariposa, con un tiempo de 1.53.34, con el que, además, estableció el récord del campeonato y se quedó a ocho centésimas de la plusmarca nacional de la distancia.

Joan Casanovas (Sabadell), que en la primera jornada acreditó el récord de España de clubes junto a Cerniak, Martínez y Wildeboer, venció en 400 libre y realizó la mejor marca nacional de 18 años en la distancia (3.43.06). No fue esa la única mejor registro español, ya que el extremeño César Castro realizó el mejor crono de 16 años con 3.47.38.