La nueva Jefatura de la Policía Local de Gijón tendrá cubierta vegetal

Imagen del proyecto de la nueva jefatura de la Policía Local de Gijón. /E. C.
Imagen del proyecto de la nueva jefatura de la Policía Local de Gijón. / E. C.

El arquitecto Fernando Serrano-Súñer gana el concurso de diseño del proyecto con su propuesta 'Pomares'. Las obras comenzarán a finales de 2018

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

La nueva jefatura de la Policía Local de Gijón empezará sus obras de construcción en la parcela anexa al Palacio de Justicia a finales de 2018. La alcaldesa y al directora general de Coordinación de Infraestructuras, María López Castro, anunciaron hoy la resolución del concurso de diseño, que estaba pendiente de la justificación de una baja temeraria que finalmente ha sido rechazada. La propuesta elegida para desarrollar este edificio es 'Pomares' del arquitecto madrileño Fernando Serrano-Súñer de Hoyos con una oferta económica de 155.000 euros. El presupuesto de ejecución material es de 6.585.000 euros, lo que eleva el presupuesto total a 9.481.000 euros. El plazo de ejecución previsto es de unos 30 meses.

Según explicó López Castro la propuesta ganadora del concurso de ideas debe su nombre a que se pretende la recuperación de tilos y pomares en esa zona de la ciudad colindante con el Polígono de Pumarín. El jurado, en el que han participado agentes de la Policía Local, ha valorado del diseño presentado que define "una organización flexible, ordenada y con versatilidad en el tiempo para adaptación a posibles nuevos usos que se generen en el tiempo".

Es una edificación llena de luz con 18 patios interiores que perforan las instalaciones introduciendo la vegetación, ventilación e iluminación natural consiguiendo una gran calidad espacial. Además el diseño inclusivo del edificio hace que la accesibilidad universal se respete en todos los espacios y usos.

Más información

La nueva jefatura de la Policía Local se desarrolla en dos plantas sótano dedicadas a parking, dos plantas sobre rasante que configuran un basamento en el que se ubican los espacios de acceso al público así como la zona estancial de la Policía Local. Sobre este basamento se eleva un volumen de cuatro plantas donde se encuentran las oficinas de acceso restringido, el cual constituye el hito urbano que identifica el edificio. Exteriormente dichas bandas generan zonas estanciales, zonas infantiles y zonas de ejercicios para mayores intercalándolo con zonas verdes ajardinadas y la plantación de árboles como tilos y pomares.

Con los ejes transversales resuelve el parcelario exterior y las circulaciones interiores del edificio, optimizando el funcionamiento interno. Para la organización de la intervención crea unas bandas paralelas al trazado ferroviarios sobre las que se apoya la actuación exterior e interior.

La primera banda y la más próxima a la actual zona de vías resuelve por la fachada trasera el acceso rodado a cada una de las zonas que lo necesitan. Así en la planta baja y obedeciendo a dicha organización se ubican el acceso al parking y las zonas propias de la Policía, tales como la sala de pase de lista, sala polivalente... Las siguientes bandas serían: servicio de Tráfico y regulación vial, atestados, oficinas generales de acceso público...

En planta primera se ubican las zonas privadas comunes tales como vestuarios, gimnasio, sala de descanso.. Y en el bloque de cuatro alturas se desarrolla el programa de acceso restringido, jerarquizado en función de su afluencia como oficinas, emergencias, logística y jefatura. Dichas dependencias se organizarán de forma perpendicular a la fachada protegiéndose del sol mediante voladizo y lamas verticales, Esta fachada será la imagen más representativa del edificio y la que generará un carácter más institucional. Por su configuración volumétrica y sin posición con respecto a las edificaciones colindantes es necesario hablar en este proyecto de una quinta fachada, constituida por la cubierta vegetal del basamento.

En cuanto a la sostenibilidad, cabe reseñar los sistemas pasivos de ahorro de energía propios del diseño del edificio como los patios, la ventilación cruzada, la iluminación natural, las lamas que ayudan a disipar los rayos del sol y la cubierta vegetal que ayuda a reducir las pérdida térmicas. Todo ello se complementa con sistemas eficientes, tales como la geotermia, la economía del gasto del agua y la regulación lumínica.

La alcadesa también hizo repaso del estado de las obras comprometidas para 2016 y 2017. Aseguró que de un total de 134 obras, el 76% ya no tienen marcha atrás, pues o están ya finalizadas o bien están ejecutándose en este momento. 26 obras están ya pendientes de que se inicien y dos más están en proyecto con son la pista de La Algodonera y el campo de fútbol femenino. Sobre este último explicó que se está trabajando sobre seis posibles ubicaciones, pero todavía no hay una decisión tomada al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos