El Comercio

Incidentes entre castristas y anticastristas frente a la embajada cubana en Madrid

vídeo

Agentes de policía separan a los partidarios y detractores de Castro ante la embajada de Cuba en Madrid. / Víctor Lerena / EFE

  • Unos 150 partidarios de Fidel y una docena de opositores han confluido ante la legación y la Policía ha tenido que separar a los más exaltados de ambos grupos

Castristas y anticastristas se han enfrentado hoy ante la embajada de Cuba en Madrid durante la concentración de unos y otros que han confluido en el Paseo de La Habana de la capital con motivo de la muerte de Fidel Castro. La Policía ha tenido en algún momento que separar a personas de uno y otro bando cuando llegaban incluso a las manos, durante una concentración que se ha prolongado más de tres horas bajo la lluvia y en la que se han proferido insultos tanto a los opositores al régimen castrista que viven en España, como a los afines al gobierno de la isla.

Varios han sido los conatos de enfrentamiento y los "antidisturbios" han tenido que emplearse a fondo para convencer a los más agresivos de que mantuvieran la calma para que la concentración fuera pacífica.

La bandera cubana de la embajada ondea a media asta en la sede diplomática, adonde se han desplazado numerosos medios de comunicación para recoger el testimonio de los concentrados, la mayoría de ellos procastristas, unos 150 frente a la apenas docena de opositores.

Agentes de la Policía han separado a los dos grupos y han requisado al presidente de Cuba Democracia Ya, Yuniel Jacomino, botellas de champán con las que quería brindar "no por la muerte de Fidel, al que Dios perdone", sino porque hoy "empieza una nueva etapa para los cubanos".

"Cuba, Fidel y el Che", "La revolución vive", "Por un Madrid más sano, que se mueran los gusanos" o "La revolución 'palante palante' y al que no le guste que se aguante" son algunos de los lemas que ha coreado los concentrados.

"Progresos sociales"

Mientras en el grupo más numeroso algunos concentrados atendían a los periodistas y alababan los progresos sociales en educación y sanidad del régimen castrista, los del otro lado, agolpados junto a una marquesina de autobús, tildaban de "dictadura" al Gobierno de Raúl Castro y criticaban a los españoles que apoyan a ese Gobierno porque "sólo les interesa ir a la isla a disfrutar", según ha dicho uno.

Entre los asistentes se encontraba Luis Pérez, el presidente de la organización Playa Girón que agrupa a cubanos residentes en España, quien, envuelto en una bandera de su país, ha insistido en que gracias a Fidel Castro hay "alfabetización y sanidad". Yuniel Jacomino no ha compartido en absoluto esta opinión y, como portavoz de su asociación, se ha congratulado de la desaparición de Fidel porque "hoy se salvan no sé cuántos opositores".

Los primeros en marcharse han sido los contrarios al régimen, en tanto que sus "rivales" han permanecido en ambas aceras de la calle hasta que el embajador y otros miembros de la legación han salido al patio, han saludado y han recogido dos ramos de flores con los colores de la bandera cubana.