Asturias, entre las regiones que más se incrementan los muertos por accidente

Uno de los vehículos implicados en el siniestro de la 'Y'. /J. PAÑEDA.
Uno de los vehículos implicados en el siniestro de la 'Y'. / J. PAÑEDA.

«Nos hemos pasado años denunciando la irresponsabilidad de los jóvenes, pero ahora son los mayores los irresponsables», dice el director de la DGT

Este accidente ocurrido la pasada noche y en el que un kamikaze fallecía en la 'Y' tras provocar cinco heridos, tuvo lugar en una jornada en la que la Dirección General de Tráfico (DGT) hacía balance de los siniestros en carretera durante el año pasado tras ampliar la estadística inicial, la que facilitan a principios de año, con la información que le remiten los hospitales sobre los decesos que se produjeron hasta treinta días después del accidente, y con lo sucedido también en las vías urbanas.

Completado el proceso, la DGT presentó un nuevo balance sobre los accidentes ocurridos en 2018. En enero había estimado que en las vías asturianas habían perdido la vida 32 personas, recuento con los partes hospitalarios y de las policías locales eleva ahora a 43. Son seis más de los que, usando la misma metodología, localizó en 2017 y ocho más respecto al informe de 2016.

La estadística de fallecidos por accidente de tráfico se agrava así un 23% en el Principado en los dos últimos años algo que en todo el país solo empeora Navarra, con un incremento del 35%. Ambas comunidades son el farolillo rojo de un país en el que la siniestralidad parece volver a dar un respiro, con 24 fallecidos menos en el computo nacional en 2018.

En Asturias el balance viene determinado por algunos siniestros que resultaron de una extrema gravedad. Es el caso de la colisión de autobús contra un pilar de los accesos del nuevo Parque Empresarial del Principado, en Avilés, que dejó cinco fallecidos y quince heridos en septiembre. O la colisión que en julio segó la vida de dos jóvenes que volvían de comer.

El director de la DGT, Pere Navarro, desmenuzó las cifras nacionales poniendo el foco en que ahora causan más siniestros las distracciones que el alcohol o los excesos de velocidad, algo que relaciona con el abuso del teléfono móvil. Además las infracciones están protagonizadas cada vez más por conductores de edad avanzada.

«Nos hemos pasado años denunciando la irresponsabilidad de los jóvenes, pero ahora son los mayores los irresponsables», dijo Navarro. El año pasado perdieron la vida en todo el país 496 personas mayores de 65 años en las carreteras y las ciudades. Son 31 más que en 2017 y ya representan el 27% de los finados.