El conductor del accidente de Avilés reconoce tomar medicación para evitar ataques epilépticos

El conductor, en silla de ruedas, llega a los juzgados de Avilés./MARIETA
El conductor, en silla de ruedas, llega a los juzgados de Avilés. / MARIETA

La defensa de Omar López niega, no obstante, que ello tuviera algo que ver en el siniestro y apunta a fallos en la señalización de la carretera | Los abogados de la acusación hablan de «cadena de negligencias»

PABLO SUÁREZAvilés

Omar López, conductor del autobús de ALSA siniestrado en Avilés el pasado mes de septiembre de 2018 y en el cual fallecieron cinco de los pasajeros, declaró esta mañana ante la jueza en calidad de investigado. El chofer, en todo momento acompañado por su abogado, Víctor Tartiere, reconoció haber sufrido diversos capítulos de epilepsia por los que estuvo de baja aproximadamente un año. A consecuencia de ello y para prevenir nuevos ataques, López tomaba un medicamento que cobra ahora especial relevancia en la investigación, puesto que según como apuntan varios abogados de la acusación, este tratamiento tendría como efectos secundarios habituales la somnolencia en el paciente. «Se trata de un medicamento preventivo, que no impide conducir. El accidente es mucho más complejo que un capítulo de somnolencia», afirmó no obstante el abogado del conductor, al término de una vista que estuvo próxima a las dos horas de duración. La defensa planteada por Tartiere pasará ahora por pedir nuevos informes sobre la señalización de la carretera y, más concretamente, sobre la protección aplicada sobre el pilar contra el que se empotró el vehículo.

Por su parte, los abogados de la acusación y las familias de los fallecidos, aseguran que se trata de una «más que probable» cadena de negligencias y señalan a las mutuas aseguradoras y al propio López como los principales responsables de lo ocurrido. «Entre los años 2015 y 2016 el conductor fue atendido por el mismo servicio de prevención. Después hay un cambio. Desconocemos el motivo o si se transfirió el historial y los datos médicos del paciente», explicó uno de los letrados.