Castilla y León anula el plan que permitía cazar lobos al norte del Duero

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha emitido una orden por la que estima el recurso de alzada presentado por la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) contra el plan de aprovechamientos comarcales de lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero, anulando su contenido y, por tanto, la posibilidad de cazar los 143 cánidos previstos, como ocurría hasta ahora.

Ascel contaba ya con el respaldo de varias decisiones judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en las que se indicaba que «el lobo no puede ser considerado una especie cinegética y, por lo tanto, no puede ser objeto de caza».

La temporada de caza en Castilla y León comenzó el pasado 1 de septiembre, mientras que esta orden de la consejería data del pasado lunes. Por eso, en Ascel se preguntan si se han cazado lobos durante esos diez días, al tiempo que solicitan que el presidente de la Junta de Castilla y León cese al consejero Suárez-Quiñones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos