«No somos sectarios. Al colegio San José se le avisó hace un año del cierre», asegura el consejero

Genaro Alonso. / ALEX PIÑA
Genaro Alonso. / ALEX PIÑA

Educación mantiene que el centro no cumple la ratio exigida y que elimina un aula de la ESO por razones de eficiencia del dinero público

MARTA VARELA SOTRONDIO.

La unidad de primero de Secundaria del colegio San José de Sotrondio se suprime porque -según dijo ayer el consejero de Educación, Genaro Alonso- «está por debajo de la ratio media establecida para que pueda continuar y éste es un criterio técnico y legal. No hemos actuado de forma arbitraria». El consejero confirmaba que no hay marcha atrás y que el centro sotrondín no va a contar con dicha aula, pese a las peticiones de los padres.

Alonso remarcó que «hemos sido flexibles porque el colegio San José gozó de un año de prórroga, a pesar de que ya no cumplía con estos requisitos en primero de Secundaria. Se hizo para no tener un cierre traumático; ya eran conocedores de ello». La Consejería de Educación había comunicado a mediados del curso escolar 2016-2017 a este centro educativo la posibilidad de desconcertar (cerrar) cinco aulas: un aula de Infantil, tres en Primaria y el aula de primero de la ESO.

«No somos sectarios, ni perseguimos a nadie y menos a la escuela concertada», señaló el responsable del área educativa. Y prosiguió: «Hemos dicho siempre que tanto al red pública como la red concertada deben coexistir de modo armónico, pero también hemos dicho y lo seguimos manteniendo que la falta de alumnos debe repercutir en ambas redes. ¿O es que vamos a repercutirla sólo en la escuela pública, en la que se pierden 41 unidades?».

El cierre del aula de primero de la ESO en el colegio San José de Sotrondio es para Educación «una cuestión de eficiencia y eficiencia del dinero público. Tenemos que velar por el dinero de todos los asturianos; no podemos tener aulas abiertas sin alumnos suficientes porque sería mantener dos puestos cuando sólo hay alumnos para uno».

«No se crea otra en la pública»

Respecto a los alumnos confirmó que «tienen garantizada plaza escolar en otros centros tanto públicos como concertados». Y remarcó que «no es cierto que hayamos creado unidades en la pública para atraer a esos alumnos, lo que hemos dicho que tenemos plazas suficientes para atenderlos».

Afirmación con la que no están de acuerdo los padres afectados por el recorte en el colegio San José, ya que algunos han estado en el instituto Calvo Miguel para informarse y allí mismo, según sus propias palabras, nos confirmaron que en los dos cursos que tiene en primero de la ESO no cabrían, pero que estemos tranquilos, que se puede abrir una tercera aula».

Aunque esto inicialmente no significa la contratación de nuevos docentes, las familias se preguntan sobre esta tercera aula «si al final decidimos que nuestros hijos se matriculen en el IES Calvo Miguel».

Los padres de los dieciséis alumnos del colegio San José a los que Educación les impide continuar estudiando en el centro que han elegido confirman que seguirán moviéndose y pidiendo ayuda para que esta aula no se cierre.

De hecho, han puesto el caso en conocimiento del Defensor del Pueblo y también han vuelto a solicitar al Principado que el cierre no se materialice.

Solicitan un indulto por humanidad, remarcando las características especiales de muchos de esos alumnos, que están luchando contra otras adversidades como enfermedades y situaciones familiares muy complicadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos