Feria de Muestras | «No tenemos wifi. Aquí se viene a jugar, no a estar con el móvil»

Raúl Montes, gerente de Rayma Sport, responsable de la ludoteca de la Fidma. :: JOAQUÍN PAÑEDA/
Raúl Montes, gerente de Rayma Sport, responsable de la ludoteca de la Fidma. :: JOAQUÍN PAÑEDA

CHELO TUYA

Estuvieron en 2015 y la experiencia funcionó, pero la falta de espacio impidió repetir. Este año, de nuevo el primer piso del edificio colindante con el Palacio de Congresos será un área de juegos. La Feria Internacional de Muestra de Asturis cuenta con ludoteca. Ramón Montes (Gijón, 1970), fundador de Rayma Sport, la empresa que codirige con su mujer, espera que en la 63 la oferta lúdica se consolide.

-¿La Feria no es una competencia desleal para una ludoteca? Los críos pueden subir a tractores, entrar en coches y casas...

-No, en la Feria se pasan muchas horas y da tiempo para todo. Los niños necesitan su propio espacio para jugar. Aquí se lo ofrecemos, para menores de 3 a 12 años, de forma continuada, de 11 a 22 horas.

«Si mandaran los niños, ya tendríamos gobierno. Los adultos nos complicamos la vida»

-¿Sin descanso?

-(Risas) Sin descanso. La otra vez que estuvimos, en este mismo espacio, el pabellón cerraba a la hora de comer, pero este año estará abierto todo el tiempo.

-¿La primera experiencia fue mala?

-No, fue muy buena. Para ser la primera vez y sin promoción, tuvimos una media de entre 80 y 100 menores cada día. Y eso que mucha gente no lo sabía. Algunos se enteraron casi cuando acababa la Feria.

-¿Entre 80 y 100 guajes al día? ¿Los cuidadores sobreviviveron?

-(Risas) Sí. Eso fue la media diaria, no estuvieron todos a la vez. El pico más alto fueron 40 usuarios. Además, estamos en un espacio abierto, con diferentes alternativas. Realmente, más que monitores, son animadores. Contamos con cuatro y una persona de control de entrada.

-¿Apto para todos los bolsillos?

-Cuesta 3 euros la primera hora y luego se paga cada media hora.

-¿No hacen bonos?

-(Risas) No, este año no ha dado tiempo. Si podemos continuar, sí lo plantearíamos para nuevas ediciones.

-¿No habrá niños que le digan 'Le dejo aquí a mis padres, que yo me voy a la Feria'?

-(Risas) No creo. La Feria es dura, sobre todo cuando pasas aquí todo el día. Esperemos que se queden los niños y no los padres.

-¿Es fácil trabajar con menores?

-Es fácil si tienes vocación, si no te gusta es muy duro.

-¿La ludoteca tiene wifi?

-Noooo. Aquí es una vuelta a los orígenes. Que los niños se olviden de todo. Aquí se viene a jugar, no a andar con el móvil. Que disfruten en los hinchables, en la zona deportiva, con los juegos tradicionales. Jugar como antes. No dejamos que vengan con material electrónico.

-¿Sabrán jugar?

-(Risas) Pues no crea, les cuesta. Nosotros llevamos campamentos y actividades deportivas y extraescolares todo el año y lo vemos. Los juegos de siempre les cuesta entenderlos. El caso es que, después, se lo pasan genial.

-¿No se le rebelarán por la falta de conexión?

-(Risas) No, a esas edades todavía les tiran los juegos.

-¿Cuál es la joya de la corona?

-Depende de la edad. Habrá críos que solo estarán en los hinchables, otros no saldrán del área deportiva, y los juegos tradicionales enganchan. Además, nosotros también tenemos él área de barcos teledirigidos, en el otro extremo de la Feria.

-¿Zona de siesta no hay?

-(Risas) No, no lo pensamos. La verdad es que aquí vienen a jugar y no piensan en dormir.

-¿Ni para los padres?

-(Risas) Alguna silla puede haber por ahí.

-¿Con críos ya tendríamos Gobierno?

-(Risas) Por supuesto, si los niños mandaran en el país, ya habría gobierno. Los mayores nos complicamos más la vida.

-Cada vez vemos más peleas entre menores. ¿Las vemos más por las redes o es que hay más?

-Creo que la imagen llega por las redes sociales. En todas las actividades que tenemos a lo largo del año vemos algún conflicto, pero, a los dos minutos, los que se peleaban vuelven a ser amigos otra vez y siguen jugando.

-Asturias es una región con más perros que niños. ¿Están pensando en cambiar su razón social?

-(Risas) No, niños hay suficientes para este tipo de oferta. Quizá porque es muy difícil conciliar la vida familiar con la laboral.

Más Feria de Muestras