La Guardia Civil vigila a un vecino del País Vasco por el asesinato del concejal de Llanes

El concejal Javier Ardines. / JUAN LLACA
El concejal Javier Ardines. / JUAN LLACA

Con las investigaciones prácticamente en vía muerta, la UCO abre nuevas líneas de trabajo centradas el entorno personal del edil llanisco

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Han transcurrido tres meses desde el asesinato del concejal llanisco Javier Ardines y las investigaciones continúan en vía muerta. Uno de los hilos de los que tira la Guardia Civil para intentar desenmarañar el intrincado caso se centra en un hombre que tiene su residencia fijada en el País Vasco, pero que visita frecuentemente la zona oriental de Asturias. La hipótesis es que hubiera actuado en connivencia con vecinos del concejo de Llanes.

Según esta línea de trabajo -no se ha descartado, no obstante, el resto- el móvil estaría relacionado con desavenencias personales del edil de Izquierda Unida. Como ya adelantó EL COMERCIO, la Unidad Central Operativa (UCO) considera desde los inicios de la investigación que Ardines fue asaltado por al menos tres personas. Le tendieron una emboscada en Pría, en el camino por el que tenía que salir de su casa para dirigirse al puerto de Llanes. Colocaron vallas de obra en mitad del trayecto y cuando salió de su vehículo para retirarlas, le golpearon violentamente en la parte trasera de la cabeza. El edil habría echado a correr en un intento de zafarse de los agresores, si bien fue alcanzado a unos sesenta metros de la furgoneta que conducía.

La autopsia confirmó que la muerte se produjo por asfixia, si bien el cadáver presentaba dos golpes en la cabeza: uno en la parte trasera producido por un objeto romo contundente y otro en la zona delantera como consecuencia de la caída.

Ámbito municipal

Según ha podido saber este periódico, la investigación para resolver el crimen está resultando muy ardua. Los datos que manejan los agentes no aportan, de momento, luz para dar con los asesinos del concejal. Los resultados de los restos de ADN localizados en el escenario del crimen no habrían proporcionado datos concluyentes. Por ese motivo, la Unidad Central Operativa (UCO) estudia todas las posibilidades, sin poder descartar aún que los asesinos se encuentren en otros ámbitos de la vida de la víctima, como puede ser el relacionado con su condición de concejal de Costas y Personal en el Ayuntamiento.

El cadáver fue localizado, hace tres meses, a las ocho de la mañana por un vecino de Pría que sacó a pasear a los perros. No obstante, la muerte se produjo aproximadamente dos horas antes, pocos minutos después de que abandonase su casa para dirigirse al puerto de Llanes y salir a faenar. Precisamente a esa hora los vecinos declararon ante la Guardia Civil que escucharon voces procedentes del camino, si bien no se asomaron para comprobar lo que ocurría ni quién protagonizaba el altercado. Las dudas y los interrogantes siguen planeando sobre el concejo llanisco, alimentados por el hecho de que la élite de la investigación de la Guardia Civil aún no haya sido capaz de resolver el asesinato.

 

Fotos

Vídeos