Otro accidente por los problemas de seguridad en la Senda del Oso

Los bomberos evacúan al herido. / E. C.

Un senderista holandés cae desde tres metros de altura al ceder una barandilla diez días después del accidente mortal de un ciclista

O. S. GIJÓN.

Un senderista holandés de 45 años resultó ayer herido en la Senda del Oso al sufrir una caída de tres metros tras apoyarse en una valla que limita el camino, explicaron fuentes de la Guardia Civil. El hombre quedó tendido en el cauce del río y sufrió politraumatismos. Fue trasladado por los sanitarios al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y, según las primeras valoraciones médicas, presentaba lesiones de pronóstico reservado. El suceso tuvo lugar poco antes de las ocho de la tarde en las proximidades del puente del río en la desviación a Teverga.

El hombre fue evacuado en el helicóptero medicalizado del SEPA (Servicio de Emergencias del Principado de Asturias). Inicialmente, le asistió en el mismo lugar el médico rescatador y, posteriormente, fue inmovilizado e izado a la aeronave mediante una operación de grúa.

Hasta el lugar del accidente también se desplazaron bomberos del SEPA con base en el parque de Proaza que colaboraron y participaron en la evacuación y rescate. En la llamada a los servicios de emergencia, realizada por un guarda de la zona, «se indicaba que una persona había caído varios metros tras ceder la barandilla a la orilla del río». Posteriormente, un testigo que lo vio desde la otra orilla logró llegar hasta él y le acompañó hasta que llegasen los bomberos, «sujetándole la cabeza y tapándole». Al parecer, el senderista realizaba la caminata en solitario.

Segundo caso en diez días

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las causas en las que se produjo el fatal accidente. El siniestro tuvo lugar tan solo diez días después de que un ciclista de 60 años muriese al precipitarse desde la senda a un carretera, de una altura de unos ocho metros. En esa ocasión, también fue debido a un déficit en el cierre perimetral de la frecuenta senda.

No son episodios aislados. En 2005 una turista segoviana falleció en unas circunstancias similares tras precipitarse por un terraplén de unos diez metros al ceder la barandilla en la que se había apoyado.

Cinco años después, el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Oviedo condenó a la Mancomunidad de los Valles del Oso al pago de una indemnización de 139.750,41 euros «por el deficiente estado de la barandilla». Empresarios de los concejos por los que discurre la vía han criticado en reiteradas ocasiones la «lamentable situación de abandono» en la que se encuentra el camino, uno de los más turísticos y frecuentados de la región.