Kamikaze en la A-8: La robustez del vehículo que conducía José Luis Vigil, fundador de Joluvi, evitó que el impacto acabara con su vida y la de su mujer

Kamikaze en la A-8: La robustez del vehículo que conducía José Luis Vigil, fundador de Joluvi, evitó que el impacto acabara con su vida y la de su mujer

El socio fundador de la firma de ropa deportiva Joluvi se encuentra ingresado en el Hospital San Agustín, mientras que su mujer está en el HUCA

P. SUÁREZ / A. SANTOSGIJÓN / AVILÉS.

La robustez de su vehículo, un Lexus color blanco, les salvó la vida. A él y a su mujer. Así lo indicaban ayer fuentes de la investigación. El conductor del vehículo contra el que se estrelló un kamikaze en la autovía del Cantábrico es el conocido empresario avilesino José Luis Vigil, fundador de la marca de ropa deportiva Joluvi, con sede en la localidad corverana de Cancienes. El empresario y su mujer viajaban en sentido Avilés cuando el kamikaze estrelló su coche contra el de ellos. Vigil, de 69 años, sufrió importantes lesiones a consecuencia del golpe y su estado es grave. Permanece ingresado en el Hospital San Agustín, en Avilés, con politraumatismos. Pese al abundante parte de lesiones, fuentes hospitalarias señalaron que no se teme por su vida. Por su parte, su esposa, de 67 años, está ingresada en el Hospital Central de Asturias (HUCA) con pronóstico reservado.

La familia permanece atenta a la evolución de sus heridas, con una mezcla de alivio, rabia e impotencia ante las consecuencias de un accidente que los investigadores continúan trabajando para clarificar. Hasta el momento se desconoce el porqué un valdesano de 52 años se lanzó por la autovía en dirección contraria, a casi 200 por hora. El impacto dejó herido de gravedad a Vigil y a su mujer, pero la tragedia pudo ser mayor. El coche que conducía el empresario, coinciden fuentes de la investigación, fue clave.

Tradición familiar

El empresario, de 69 años, planea la creación de una nueva línea de ropa

José Luis Vigil es un destacado empresario de Avilés. Conocido sobre todo por ser el fundador de la marca de ropa deportiva Joluvi, una firma que creó ya en los años 80, tiene además otras muchas facetas, entre ellas la musical. Vigil formó parte de conjuntos como Los Students y Los Llamas y, sobre todo, de los míticos Linces, una banda de cuya formación se cumplieron el año pasado cinco décadas y en la que él tocaba la guitarra.

Su trayectoria empresarial comenzó a forjarse muy pronto en la empresa de distribución de alimentos de su padre, incluso antes de culminar sus estudios, que fueron los de Peritaje Mercantil. Trabajó también para la pastelería gijonesa Blanco, propiedad de su amigo Antonio Romaris, cuando apenas tenía veinte años. Para ellos realizaba los miércoles y los viernes hasta cincuenta visitas para vender los productos.

Sin embargo, su camino fue interrumpido por el servicio militar, que cumplió en Almería. A su regreso, la vida de Vigil dio un giro importante, que acabaría por marcar su futuro. Para entonces su padre se había hecho cargo de la representación de varias firmas relacionadas con la caza y él aceptó la de una marca de esquí, que se encargó de introducir en toda la zona norte de España, además de en Castilla y León.

A partir de ahí fue incorporando otros productos, desde chándales a camisetas y otros artículos deportivos. Ya en 1984, Vigil dio el salto lanzando sus propias marcas. La primera fue Jack London y el primer producto unos patines de ruedas, el modelo Viena, que aún sigue comercializándose. Con el tiempo, Vigil fue añadiendo otras firmas a su cartera de creaciones Desde Hightimes y Meyer a Mosconi y, sobre todo, Joluvi, marcas que han vestido y visten a equipos y selecciones de distintas disciplinas. Actualmente, el grupo de firmas se comercializa en una treintena de mercados, entre ellos los de varios países de América Latina.

En 2015, hace cuatro años, la empresa decidió abandonar la distribución para centrarse exclusivamente en sus propias marcas. Siempre atento a las innovaciones y las últimas demandas del mercado, una de las grandes creaciones de Vigil en la presente etapa ha sido una cazadora calefactable que cuenta con un hilo radiante y se alimenta con batería externa de móvil. El invento fue un éxito rotundo.

En su aventura empresarial le ha acompañado su mujer, Charo, quien también resultó herida en el accidente.

Marcas de renombre

La brillante trayectoria empresarial atesorada por Vigil le ha valido no solo el reconocimiento de compañeros y clientes, sino diferentes premios por su constante apoyo a la sociedad avilesina y la promoción de Asturias, a través de sus firmas, por medio mundo.

Precisamente en el año 2007, el empresario recibía uno de los premios que otorga La Voz de Avilés, los cuales reconocen a personas y entidades que se han significado en la defensa y proyección de la ciudad. Vigil cumple a la perfección todas estas condiciones.

En la actualidad, la firma que continúa gestionando este empresario cuenta con hasta cuatro marcas, una planta en Cancienes y filiales en Brasil y en Hong Kong. El conglomerado emplea a 28 trabajadores y factura unos 10 millones de euros al año. Lejos de conformarse, una palabra que no entra en el diccionario de Vigil, los planes de futuro no decrecen, y el empresario ya planea la creación de una nueva línea de ropa.

Junto a Joluvi, cuyo sello está impreso en un gran número de equipaciones deportivas de equipos y deportistas asturianos, la otra joya de la corona para Vigil es la marca de productos para la natación Mosconi. Esta firma fue la segunda más rentable del año 2009 para el comercio minorista especializado, como bien lo recoge el último de los sondeos que cada año publica la empresa Tradesport, dedicada a realizar estudios de mercado en el ámbito del material deportivo.

Mosconi es, posiblemente, la más internacional de las marcas de Joluvi. El citado resultado en la clasificación, tras registrar unos índices que, lejos de descender, han continuado su ascenso, se suma a sus buenos balances comerciales. De hecho, en los últimos años ha logrado tratar de tú a tú en el mercado de la natación a los gigantes del sector como Speedo y Arena.

Ahora, tras sobrevivir al grave accidente sufrido tras colisionar contra su vehículo un kamikaze cuando se dirigía a su casa, Vigil deberá tomarse unos meses de descanso, a fin de recuperarse de la mejor manera posible para continuar, a sus 69 años, al frente de los variados proyectos de las firmas que comenzó a crear hace más de tres décadas.

Más información