Carreño restaura una parte de su historia en papel

La restauradora y conservadora María Blanco de la Piñera, con uno de los documentos del archivo. / P. G.-P.
La restauradora y conservadora María Blanco de la Piñera, con uno de los documentos del archivo. / P. G.-P.

Se trata de cuatro documentos del siglo XIX, que son una fuente de información sobre la actividad económica del concejo

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El área de Cultura del Ayuntamiento de Carreño procedió con la contratación de los trabajos de restauración y conservación de cuatro documentos del siglo XIX depositados en el Archivo Histórico Municipal. La coordinación de este proyecto corrió a cargo de la archivera municipal María del Carmen Cantero, con el objetivo de evitar el importante deterioro que presentaban. Para llevar a cabo este trabajo, el Consistorio solicitó presupuesto a tres empresas de reconocido prestigio, siendo adjudicado finalmente el servicio a la restauradora avilesina María Blanco de la Piñera, por un importe de 2.995,83 euros. El primero de los documentos que está siendo objeto de tratamiento data de 1852 y es del Catastro del Marqués de la Ensenada: Índice de los Bienes y del Vecindario del Concejo. El segundo de 1813-1840 trata sobre el repartimiento y memoriales cobradores de las contribuciones extraordinarias de guerra en los años 1813, 1838, 1839 y 1840. El tercero corresponde a otro repartimiento de 1832-1840, de la contribución de utensilios de esos años, y el cuarto, de 1839-1840, recoge información en relación al estado de las contribuciones ordinarias en cada parroquia del concejo y memoriales cobradores por cuenta de las contribuciones de frutos civiles, utensilios, gastos comunes, hospicio, déficit de encabezado y otras de esos años.

Según explicó la concejala de Cultura, Cecilia Tascón, el catastro del Marqués de la Ensenada junto con los documentos que se van a restaurar y conservar «constituyen una de las fuentes básicas de información sobre el concejo en el siglo XVIII». A partir de esa documentación, añadió, «se puede estudiar la historia del municipio desde un punto de vista económico, ya que en estos textos han quedado reflejados los bienes, propiedades, impuestos, contribuciones a las arcas municipales y estatales, ya sea individualmente, por parroquias o, en general, por parte de la ciudadanía». Pero también, añadió, «es una fuente de estudio desde el punto de vista social y geográfico, al aparecer reflejados con nombre y apellidos los titulares de las propiedades, sus cónyuges, sus dimensiones, localización, personas que las habitaban, los posibles herederos y las personas que trabajaban en esos bienes».

El tratamiento para su conservación consistirá en la limpieza y desinfección, así como una foliación de seguridad previa al desmontaje de los folios, que permitirá dejar constancia del cosido de los mismos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos