«La Mina de Arnao esconde secretos, se ha estudiado ampliar las galerías»

Dulce Vega, en el interior de la Mina de Arnao. / PATRICIA BREGÓN
Dulce Vega, en el interior de la Mina de Arnao. / PATRICIA BREGÓN

Toma el mando del museo junto a Lilia García tras la adjudicación de nuevo del contrato de gestión a Sadim Dulce Vega Gerente del área de ingeniería de Sadim

SHEYLA GONZÁLEZ ARNAO.

El Museo Mina de Arnao inició el pasado 7 de agosto una nueva etapa. Tras adjudicarse finalmente el contrato de gestión del servicio a Sadim, ha llegado una nueva cara a las instalaciones, que trabajará codo con codo con Iván Muñiz, director cultural, y con Lilia García, responsable cultural en Arnao por parte de Sadim. Se trata de Dulce Vega (Avilés, 1968), gerente del área de ingeniería de Sadim. Desde esta posición la avilesina coordina y lidera proyectos en todo el país.

-Retoman la gestión de la Mina de Arnao. ¿Qué supone para la empresa mantener ese espacio?

-La Mina de Arnao es una explotación de la que sentirse orgulloso. En Sadim estamos en ella desde el primer momento. En 2007 el Ayuntamiento de Castrillón propone un proyecto de recuperación del conjunto industrial y Sadim comienza su andadura, camino en el que seguimos hoy en 2018. Arnao es nuestro origen como región industrial y minera, creo que aún hay mucha historia desconocida detrás de la mina y que ésta representa muchos hitos para la región.

-Las instalaciones se convirtieron en pioneras en muchos aspectos. ¿Aún pueden deparar sorpresas?

-Sí. Arnao en sí mismo es una localidad a la que se le puede sacar mucho partido. La mina esconde secretos, se han estudiado sobre la posible ampliación de las galerías, esperamos que en un futuro se puedan acometer. Los nuevos desarrollos serían sobre la cota del mar, hay un recorrido de mucho interés en estos niveles, aún queda mucho por descubrir. Se podría ampliar el recorrido actual y ofrecer una visita más amplia.

-¿Continuarán dinamizando las galerías con actividades culturales?

-Sí. Dinamizar el conjunto es de interés, siempre con un control ajustado a criterios de conservación. Combinar las visitas guiadas con otro tipo de eventos, conciertos, charlas o talleres atraen a personas al museo que indirectamente se empapan de su historia. Además, las galerías tienen un encanto especial que las hace únicas. Vivir un concierto en ellas pone los pelos de punta.

-El primer ferrocarril pasaba por la mina. ¿Han pensado recuperar la antigua línea de tren?

-Se conoce el trazado y unos paneles ya explican aspectos del mismo, la locomotora 'Eleonore' inicia este discurso en la plaza del pozo. Se continua la investigación que permita mejorar los elementos expositivos como el carril expuesto en el museo. No conozco si se está analizando recuperar la vía del ferrocarril aunque podría ser una iniciativa de interés. No podemos olvidar que el primer camino de hierro data de 1836, anterior a cualquier trazado ferroviario del país. Arnao también es la única mina submarina, tiene el primer pozo vertical de Asturias, y su castillete de madera es único, BIC desde 2011.

-¿Tienen en mente algún proyecto más de recuperación del patrimonio en la zona?

-Ya en 2010 se desarrolló un plan director que establecía propuestas. Algunas como recuperar la torre del transformador, la base del depósito de agua, la plazuela minera fueron analizadas en 2016. La visita al poblado minero tiene, por supuesto, posibilidades; mención especial merece el Archivo de Asturiana de Zinc. Como digo Arnao es una maravilla, el enclave y todo lo que en él se encuentra. Hay muchas posibilidades abiertas.

-Fueron los únicos en presentarse a la licitación y suscitó las críticas de la oposición. ¿Qué opina del proceso?

-Nosotros decidimos presentarnos porque es un proyecto que funciona, en el que estamos desde el principio y que sentimos como «nuestro». Los pliegos daban cabida a la participación de otras empresas, no eran restrictivos, para nosotros el presupuesto es ajustado, pero yo desconozco por qué otras empresas han decidido no presentarse.

-Trabajan coordinados con Iván Muñiz. ¿Cómo es ese trabajo?

-A Iván le conocía por referencias de mis compañeros, personalmente le estoy conociendo, me parece un enamorado de su trabajo, una persona implicada y eso ayuda mucho a la hora de sacar adelante proyectos e iniciativas en el museo.

-¿Está la recuperación del patrimonio en auge?

-Cada vez hay más gente dispuesta a conservar su patrimonio y eso se nota. Desde Sadim participamos en muchos proyectos en este campo, Ecomuseo Valle de Samuño y Pozo Sotón por destacar los de Asturias. El interés por esta recuperación crece desde la Administración, la empresa y, por supuesto, desde la población, Es bueno conocer nuestros orígenes, experiencias positivas y negativas para aprender y no perder esta nuestra memoria histórica.

-Hablando de futuro, estos días se habla mucho de la transición ecológica. ¿Cómo ve el proyecto del Gobierno?

-Estoy de acuerdo en el fondo. Creo que es necesario que vayamos hacia un modelo energético más limpio, de mejor eficiencia y de menor consumo, pero ha de ser de manera pensada y consensuada. Antes de decidir cierres o cambios hay que planificar y estudiar bien las soluciones. Hay que tener muy en cuenta cómo es nuestro mix energético actual, ver nuestra potencia instalada de cada tipo de energía, analizar oferta y demanda y factores que las condicionan teniendo claras las dependencias de otros países. Todos tenemos que trabajar en conjunto por un modelo sostenible.

-Está inmersa en muchos proyectos en todo el país. ¿Cómo llegó al mundo de la minería?

-En mi familia no había relación con el sector. No tengo antepasados mineros. Me gustaba arquitectura y ciencias del mar, al no poder estudiar fuera de Asturias busqué otra alternativa, así llegue a Minas en el año 1987. Creo que es una carrera que abre un abanico de alternativas. Hice mi Erasmus de año y medio en Inglaterra, allí vi muchas más salidas de futuro.

-¿Fue sencillo entrar en el mundo laboral?

-Fue todo muy rodado. Ya en la Universidad realicé trabajos en prospecciones y explotaciones. Después participé en una beca del Banco Herrero y posteriormente en una beca en Hunosa como ingeniera de proyecto. En 2000 llegué a Sadim y desde entonces he participado en proyectos en materia de seguridad, medioambiente, minería y recuperación patrimonial.

-¿Es complicado iniciar un proyecto minero en España?

-Sí, es difícil, se comienza con la investigación y se llega al proceso de tramitación, desde el inicio hasta que hay una resolución pasan años sin garantía de un visto bueno. Estos procesos conllevan inversiones de riesgo importantes, proviniendo en España la mayor parte de este capital de empresas extranjeras.

-¿Cuál es el futuro del sector?

-Antes hablábamos de sostenibilidad por ahí va la cosa. Estamos inmersos en eso. Hay que buscar como fuente lo que ya se ha usado; la «economía circular» lleva a campos profesionales de gran interés. Sadim colabora con el Grupo Hunosa en la recuperación de valor de escombreras, en el análisis de fuentes de energía no combustibles derivadas del aprovechamiento de baja entalpía y de la biomasa.

-Este año se ha vivido en clave femenina. ¿Usted ha notado el 'techo de cristal' o falta igualdad en su trabajo?

-No. Recuerdo tan sólo la primera visita a un pozo en prácticas en la que el jefe de pozo hizo un comentario sobre mi capacidad como fémina, hace ya 25 años. Por lo demás nunca me he sentido mal, ni en la carrera ni en la profesión. He sido una más. En Sadim podemos decir que hay paridad en la empresa, tanto en cuanto a presencia de mujeres como a nivel salarial.

-Hay sectores industriales que reclaman más personal cualificado. ¿Hay cantera en la minería?

-Yo creo que sí. Hay proyectos vivos en España, el aprovechamiento de productos ya usados ha de generar nueva demanda laboral y el perfil de la minería encaja para dar respuesta, hay técnicos de esta disciplina en campos muy diversos. En materia de formación desde Hunosa se promueve este año junto con la Facultad de Turismo de Oviedo, Otea y la Cámara de Comercio un Título de Experto en Gestión y Uso Turístico del Patrimonio Industrial y Minero. Asimismo, desde el Centro de Formación de Hunosa se cuenta con formaciones específicas de la industria extractiva. Es necesario que los estudiantes conozcan las posibles salidas, ha de haber una relación estrecha entre empresas y los centros de formación. Hay opciones para formarse y especializarse. Yo les diría a los jóvenes que este es un campo de posibilidades laborales que necesita de nuevas ideas en la línea de la mejora del bienestar social y de la mejora de nuestro planeta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos