Los vecinos de la calle Carlos Albo de Candás anuncian movilizaciones

Edificios de la calle de Carlos Albo Kay que están pendientes de la conexión a la red de saneamiento. / P. G.-P.
Edificios de la calle de Carlos Albo Kay que están pendientes de la conexión a la red de saneamiento. / P. G.-P.

Consideran agotadas las negociaciones con el Ayuntamiento para unirse a la red de saneamiento: «Hay una falta de interés para resolver el problema»

PEPE G.-PUMARINO

Los propietarios y residentes en las cinco comunidades de la calle de Carlos Albo Kay de Candás consideran agotados todos los intentos de negociación con el Ayuntamiento de Carreño para buscar soluciones al enganche de los edificios a la red de saneamiento. Esta es la conclusión que se extrae de la reunión mantenida ayer con el equipo de gobierno y los técnicos municipales, por lo que consideran que la única solución final pasa por la convocatoria de movilizaciones. Y es que la postura del Ayuntamiento pasa por que existen «soluciones técnicas» viables, a las que no les propone ninguna en concreto y simplemente que avancen y estudien con sus técnicos cuál es la mejor solución para sus intereses. Además, se pondrán a disposición de los afectados todos los recursos para que éstos puedan elaborar los respectivos proyectos técnicos.

Este planteamiento fue interpretado por parte de los representantes de las cinco comunidades afectadas como «una falta de interés para resolver el problema». Según explicó uno de los portavoces asistentes a la reunión, «nuestra propuesta fue la de instalar un colector de manera provisional que discurra por la bóveda del río Rita hasta que se desarrolle el denominado Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Albo. Pero la contribución del Ayuntamiento al mismo se limita a trasladar a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) esta propuesta para ver si es factible». Una aportación que no resuelve el problema de fondo y deja a los más de un centenar de vecinos afectados a resolver por sus medios la conexión a la red de alcantarillado. «Todo parece indicar que la intención del Ayuntamiento es financiar la obra de instalación de la tubería con la recaudación de las multas que nos aplicarán», apuntaron.

Acabar con los vertidos

En cualquier caso, el objetivo del Consistorio que se ampara en una sentencia judicial por la que se obliga a estos edificios a acometer la conexión a la red, también en poner fin a los vertidos de aguas residuales a la playa de La Pregona. Una postura que es rebatida por el colectivo de afectados, quienes afirman que sus viviendas no son las únicas que vierten a este arenal. «Tenemos constancia de que, al menos, son cinco los desagües que van al río que no proceden es nuestro barrio. Pero si se acogen a que el resto de los inmuebles de Candás tuvieron que conectarse al igual que nosotros, que apliquen los mismos criterios y nos instalen una tubería sin que seamos nosotros los que debemos pagarla», matizaron.

Así las cosas, a la vista de las posturas de las partes en conflicto, todo parece indicar que las movilizaciones no se harán esperar. «No nos quedará otro remedio que salir a la calle para elevar nuestras protestas al resto de los ciudadanos de este concejo», apostillaron.