Vecinos de Carreño reclaman soluciones al caos de tráfico en la rotonda de El Empalme

La regulación del tráfico los fines de semana del verano se realiza con semáforos y personal de la empresa que los instala. / A. V. C.
La regulación del tráfico los fines de semana del verano se realiza con semáforos y personal de la empresa que los instala. / A. V. C.

La Asociación Vecinal de Candás recibe centenares de quejas de conductores y pide al Ayuntamiento una mayor implicación

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.

Cientos de usuarios de las carreteras AS-19 y AS-118, que confluyen en la glorieta de El Empalme, reclaman soluciones a los constantes atascos y situaciones de caos de tráfico. Todas las quejas y denuncias vienen siendo remitidas en gran medida a la Asociación Vecinal de Candás. Es por esta razón por la que la entidad reitera la necesidad de una mayor implicación por parte del Ayuntamiento de Carreño, dado que la mayor parte del tráfico rodado de esta zona pertenece al concejo. Una situación que se agrava de manera especial durante los fines de semana de verano, con el retorno de las playas de los concejos de Carreño y Gozón.

Desde hace dos años la decisión que se tomó desde la Dirección Provincial de Tráfico -tras la presión vecinal y la mediación municipal- optó por aplicar un dispositivo de semáforos alternativos y personal de la propia empresa que los instala en los enlaces a la AS-19 entre Veriña y Gijón. Pero esa regulación únicamente está en servicio entre las 18.30 y las 21 horas. Según explicó el presidente de la entidad vecinal candasina, Luis Fernández, «las quejas se dan por las largas caravanas que se forman a diario y por la falta de mantenimiento en el firme pese al continuo tránsito de camiones».

Fernández mantiene que «este problema solo se resuelve con la obra del desdoble y el nuevo acceso a El Musel por Aboño. La situación de El Empalme es un problema crónico ocasionado por el desastre del proyecto de ubicación de la actual glorieta, a la que no se incorporó la AS-19. Son 50.000 vehículos diarios los que circulan por este tramo de El Empalme-Veriña».

Pero la caótica circulación del tráfico rodado en El Empalme, se agravó aun más tras el cierre del túnel de Aboño en 2012. «El pasado año en una reunión mantenida por esta asociación con el presidente de la Autoridad Portuaria, Laureano Lourido, se pidió la reapertura del túnel, pero reiteró su postura de no acometer estas obras», añadió Fernández.

En cuanto a la solución definitiva, ésta pasa por el proyectado desdoblamiento de la AS-19 que dará un nuevo acceso al puerto de El Musel. Una obra en ejecución solo en un tramo que llega a Puente Seco, y que cuenta con un plazo de 36 meses.