«Ya no se podrá tirar un par de voladores después de cenar porque te apetezca»

Panorámica de la última Descarga del Carmen. / DAMIÁN ARIENZA
Panorámica de la última Descarga del Carmen. / DAMIÁN ARIENZA

El Principado regulará la tirada a mano de artefactos pirotécnicos con un decreto que los afectados prevén que esté listo en seis meses

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

En 2007 el Parlamento Europeo aprobó una directiva comunitaria para extremar el control sobre los artículos pirotécnicos. Básicamente restringió el uso de la pólvora de modo que, por ejemplo, «los artificios de pirotecnia no se moverán de manera errática ni imprevisible» y su estallido no puede superar determinados decibelios. El texto, sin embargo, se cuida de dejar un ámbito de excepción. «En el caso de las festividades religiosas, culturales y tradicionales de los Estados miembros» los artificios de pirotécnia quedaban al margen de parte de los vetos siempre y cuando cada gobierno haga los deberes de establecerlo.

La excepción estaba hecha para respetar costumbres anteriores a la propia directiva y la formación de la Unión Europea, caso de la descarga de Cangas del Narcea y las fallas valencianas. El problema es que las administraciones del país se han tomando su tiempo para terminar de levantar el armazón jurídico que debe blindar estas festividades, dejándolos en un limbo legal.

El Gobierno central, por ejemplo, tuvo que aprobar tres reales decretos distintos entre 2010 y 2015 para terminar de concretar el asunto. En uno impuso a las comunidades autónomas la obligación de remitirle cada año la lista de accidentes sufridos por este tipo de material, concretando entre otros, las lesiones en ojos y manos causadas. El último de los decretos termina descargando en las comunidades autónomas «el reconocimiento «de una manifestación festiva como de carácter religioso, cultural o tradicional, a nivel local o autonómico», especificando además si permite en ellas la participación de menores de edad.

Más información

El Principado tampoco ha mostrado mayor agilidad. No ha sido hasta el pasado 26 de abril cuando publicó un aviso en su plataforma de participación pública, reconociendo que está obligado a realizar un decreto para regular las fiestas con pólvora, al objeto de recabar las propuestas que la ciudadanía quiera hacerle. El anuncio reconoce que «se pretende elaborar una norma, actualmente inexistente», para cubrir jurídicamente esta actividad.

«Máximo interés»

Han pasado tres años y medio desde que el Gobierno central declaró que eran las regiones las encargadas de ello. Pese al tiempo transcurrido el anuncio asegura que «la administración del Principado tiene el máximo interés en regular con este decreto el procedimiento» por el cual fiestas como la Descarga podrán por fin estar blindadas por la normativa.

Al proceso aún le queda papeleo por cubrir. «Calculamos que el decreto esté dentro de seis u ocho meses», apunta José Antonio Fernández, presidente de la Federación de Peñas de la Pólvora de Cangas del Narcea. Después cada Consistorio deberá hacer la solicitud preceptiva para obtener la protección de las fiestas que le atañen.

Los aficionados sí están haciendo sus deberes. Han mantenido reuniones con la Federación Valenciana de Amigos del Cohete, pues «ellos fueron un poco los primeros en poner el grito en el cielo cuando surgió la directiva y los que buscaron la manera para amparar jurídicamente la tirada a mano», comenta Fernández. «Entre todos tenemos que ir avanzando; si queremos mantener la fiesta y las costumbres como las conocemos la única manera es dentro de la legislación», explica el presidente de la federación. Eso sí, adaptarse a la normativa exigirá el abandono de algunos hábitos. «Habrá cambios; lo de tirar un par de voladores después de cenar porque te apetece es algo que ya no se podrá hacer. Habrá pautas más estrictas a cumplir y por ejemplo no se podrá tirar hasta que lo diga una señal», avanza.