Noreña reparte casi mil bollos por el Ecce-Homo

Las familias se reunieron en el Parque Los Riegos. / PABLO NOSTI
Las familias se reunieron en el Parque Los Riegos. / PABLO NOSTI

JUAN VEGANOREÑA.

Alrededor de un millar de bollos de chorizo y otras tantas botellas de vino repartió ayer la Sociedad Noreñense de Festejos (Sonofe) en la tradicional romería en el parque de Los Riegos, la última jornada de las fiestas del Ecce-Homo que arrancaron el viernes en la villa condal.

Grupos de familias y amigos disfrutaron de la cita. Algunos incluso desde primera hora. Según explicó el tesorero del colectivo, Tino Olay, cuando llegó al prao a las nueve y media de la mañana «ya había gente dejando las mesas para reservar el sitio». Una jornada multitudinaria que atribuyó, en parte, al buen tiempo.

La mayor afluencia se registró tras el vermú, sobre las tres de la tarde, cuando los participantes en la jornada desplegaron sobre las mesas sus manjares caseros. «Hoy vinimos con un trailer de comida», bromeó Aída Vega, vecina de Noreña. Su grupo disfrutó de «tortillas, paletilla, embutidos, quesos, empanadas, pollo y un brazo de gitano», según enumeró.

Por la tarde, los más pequeños disfrutaron de animación y juegos tradicionales. «De las fiestas lo que más me gusta son los amigos», dijo el pequeño Daniel Luengos. A las siete de la tarde los asistentes disfrutaron del vuelo cautivo manera gratuita, ascendiendo hasta treinta metros de altura.

Continúa esta edición de las fiestas del Ecce-Homo al que aún le quedan las noches de teatro y un desfile folclórico el próximo sábado.