La borrasca 'Helena' se recrudece con intensas nevadas y deja olas de más de siete metros

Puerto de San Isidro. Una quitanieves despeja la carretera que da acceso a las estaciones de Fuentes de Invierno y San Isidro. / JUAN CARLOS ROMÁN
Puerto de San Isidro. Una quitanieves despeja la carretera que da acceso a las estaciones de Fuentes de Invierno y San Isidro. / JUAN CARLOS ROMÁN

Hoy se mantiene la alerta naranja en la región ante la previsión de acumulaciones de hasta 30 centímetros de nieve a 900 metros

AIDA COLLADO

La nieve cubrió este viernes buena parte del territorio asturiano. La alerta naranja, que advierte de importante riesgo de nevadas ,en el Principado se evidenció necesaria durante la pasada jornada y se mantendrá a lo largo del día de hoy. De hecho, la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología apuntaba que los efectos de 'Helena' se intensificarían durante la noche y las primeras horas de esta mañana. Los territorios más afectados continuarán siendo la zona central y las cuencas mineras, donde se espera que lleguen a acumularse hasta ocho centímetros de nieve en torno a los 600 metros, y los Picos de Europa y el resto de la cordillera Cantábrica, además del suroccidente asturiano, donde la capa de nieve será de hasta 30 centímetros, en torno a 900 metros de altura y de 15 centímetros, en 700.

Ayer, 'Helena' ya cubrió de blanco el suroccidente por encima de los 900 metros. A partir de esta altura, se acumuló la nieve en capas que, a lo largo de la mañana, no superaron los 10 centímetros de espesor en altitudes inferiores a 1.200 metros. Fueron necesarias las cadenas en los principales puertos de montaña, como el Puerto de Leitariegos, el Pozo de las Mujeres Muertas, Cerredo, Connio, El Palo, La Marta, San Lorenzo y el Puerto de Somiedo. También, en la carretera AS-212, en el alto del Capillo (Degaña) y en el alto de Tormaleo (Ibias). En Cangas del Narcea, los usuarios de la vía que comunica Las Mestas y Genestoso, la CN-4, también precisaron de cadenas para circular.

Durante la mañana, estuvieron cerrados al tráfico de camiones tanto la autopista del Huerna (AP-66) como el puerto de Pajares (N-630), las dos principales vías de comunicación por carretera entre Asturias y la Meseta, aunque la autopista recuperó la normalidad antes del mediodía.

'Helena' también dejó impactantes imágenes del fuerte oleaje que azotó el litoral asturiano. La boya de Gijón llegó a registrar olas de más de siete metros.

Tierra adentro, el temporal apenas se dejó notar ayer en el oriente asturiano. El viento provocó el desprendimiento de varias rocas sobre la carretera comarcal AS-114, en el tramo comprendido entre las localidades de Arenas de Cabrales y Mildón, en Peñamellera Alta. La caída de piedras tuvo lugar en torno a mediodía y a las cuatro de la tarde ya habían sido retiradas, si bien será necesario acometer más adelante mejoras en el firme de la vía, que quedó dañada. Además, en el concejo de Cangas de Onís, la carretera de acceso a los Lagos de Covadonga, la CO-4, permaneció cerrada toda la jornada.

En la villa de Trubia, 'Helena' se dejó notar a última hora de la tarde, cuando las fuertes rachas de viento hicieron caer un árbol de grandes dimensiones sobre el garaje de una vivienda cercana a la iglesia de Santa María. El vehículo del propietario quedó seriamente dañado. Para retirar el enorme tronco, hasta el lugar se trasladaron efectivos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Oviedo, la brigada de bomberos voluntarios de Trubia y la Policía Local. En la avenida de El Molinón, en Gijón, también cayó un árbol sobre un vehículo aparcado. Otro árbol, en Pravia, cortó la mitad de la AS-16, a la altura de la gasolinera de Riberas.

En cabo Peñas llegaron a registrarse rachas de hasta 100 kilómetros por hora. La temperatura mínima la registró el Puerto de Leitariegos, con menos 4 grados, y la máxima apenas superó los 11, en Llanes.

Por otra parte, técnicos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), inspeccionaron los tramos de la vía de Feve que discurre por los núcleos de El Regueral y el barrio de Pevidal en Candás, con motivo de los daños generados por la crecida de río que discurre próximo al tendido ferroviario.

Además, el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, pidió ayer al Gobierno central la declaración de zona catastrófica a consecuencia de las pasadas riadas. Quedan por ver los efectos de 'Helena'.

Aviso de la DGT

La Dirección General de Tráfico recomendó a los conductores, a través de un comunicado, evitar circular por las carreteras del tercio norte de la península. Para los desplazamientos que transcurran por las zonas con aviso naranja, como es el caso de Asturias, o amarillo por nevadas, la DGT establece restricciones a la circulación de vehículos pesados; restricciones a otros vehículos que no cuenten con neumáticos de invierno o cadenas; limitar la velocidad de circulación y prohibir adelantamientos; cortes totales preventivos; y seguimiento obligatorio de desvíos alternativos. Además, recomienda disponer de los medios y equipamiento adecuado para transitar en condiciones de seguridad cuando se circule por las áreas afectadas por esta previsión.

Han elaborado esta información B. G. Hidalgo, L. Ramos, D. S. Fuente y P. G.- Pumarino.

Más información