Más de 6.600 trabajadores en Asturias han estado expuestos a agentes cancerígenos

Francisco del Busto, consejero de Sanidad./EFE
Francisco del Busto, consejero de Sanidad. / EFE

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha presentado estas cifras en una jornada de prevención de cáncer laboral

EFE

Un total de 6.639 empleados de 180 empresas y vinculados a más de una treintena de servicios de prevención de riesgos laborales han estado expuestos a agentes cancerígenos o mutágenos, según los datos recogidos desde 2016 por el registro de trabajadores expuestos a agentes cancerígenos o mutágenos del Principado de Asturias.

Desde finales de 2016 el registro ha recogido 67.923 comunicaciones que permitirán identificar a los trabajadores expuestos a este tipo de agentes para ayudar al Instituto Nacional de la Seguridad Social y a los propios afectados en el reconocimiento como enfermedad profesional si los afectados llegaran a desarrollar algún tumor.

Muchas de estas patologías tienen origen multifactorial y en ocasiones el efecto conjunto de las causas puede incrementar la probabilidad de desarrollar un tumor maligno, por lo que evitar la exposición a agentes químicos y físicos en los lugares de trabajo contribuirá a reducir la incidencia de cánceres de origen laboral, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha presentado estas cifras en una jornada de prevención del cáncer laboral, en la ha explicado que estas enfermedades son evitables mediante una adecuada planificación y ha subrayado la importancia de la prevención primaria para conseguir que no haya agentes cancerígenos en los centros de trabajo o que no entren en contacto con los trabajadores.

Además del registro de trabajadores expuestos a agentes cancerígenos, el Principado cuenta con un grupo de trabajo multidisciplinar que presta apoyo a los médicos de atención primaria para determinar la probabilidad de que el origen de determinados tumores esté relacionado con alguna enfermedad profesional.

Hasta ahora ha permitido estudiar a 1.298 trabajadores diagnosticados de cáncer en situación de baja laboral y ha hallado 61 casos con altas probabilidades de ser clasificados como enfermedad profesional (5% del total), en otros 96 (8%) se ha acreditado una relación clara aunque menos intensa y en el 85% restante (1.103 casos) el cáncer se considera una enfermedad común.

El cáncer, segunda causa de muerte en el mundo que provoca casi uno de cada seis fallecimientos, ocasionó 8,8 millones de defunciones en 2015 y se calcula que alrededor de un 19 por ciento de los cánceres son atribuibles a factores medioambientales, incluido el entorno laboral.