El remolcador de la Armada Mahón abre sus puertas

El remolcador de la Armada Mahón abre sus puertas

El buque permanece amarrado en la dársena de San Agustín y puede visitarse mañana de 10 a 13 y de 16 a 19 horas

José Fernando Galán
JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

El remolcador de altura de la Armada 'Mahón' celebra hoy su segunda y última jornada de plancha tendida (puertas abiertas en el argot) en Avilés. Está amarrado en la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer, y el horario es de 10 a 13 y de 16 a 19 horas.

De 41 metros de eslora y 98 toneladas de potencia de tiro, veinte más que el remolcador más potente con base en Avilés, sus cometidos no se limitan proporcionar remolque a los buques de la Armada y a aquellos civiles que se designen según el convenio de colaboración entre la Armada y el ministerio de Fomento dentro del plan Nacional de Salvamento. También desempeña una amplia variedad de tareas, como vigilancia marítima, inspección y apoyo a la flota pesquera, suministro de combustible, adiestramiento de alumnos de las escuelas de la Armada, presencia naval, protección del patrimonio subacuático, es decir, de pecios, y como remolcador de blancos en superficie para ejercicios de tiro.

Su escala en Avilés forma parte de una misión de patrulla marítima de diez días de duración. La dotación es de treinta marineros, suboficiales y oficiales –siete de ellos mujeres y dos guardamarinas– al mando del capitán de corbeta Santiago Vicario, con el teniente de navío Fernando Pérez-Pardo como segundo y buceador de a bordo.