El Prado reacciona ante el retraso de la ampliación de Foster y Rubio

Maqueta de la remodelación del Salón de Reinos diseñada por Norman Foster y Carlos Rubio para ampliar el Prado./EFE
Maqueta de la remodelación del Salón de Reinos diseñada por Norman Foster y Carlos Rubio para ampliar el Prado. / EFE

El museo anticipa dinero de su remanente para abordar parte de las obras en el Salón de Reinos, a la espera de unos Presupuestos que desbloqueen la licitación y ejecución del grueso del proyecto

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Hasta que no haya Presupuestos no se podrá licitar y ejecutar la ambiciosa ampliación del Museo del Prado en el Salón de Reinos diseñada por Norman Foster y Carlos Rubio. La inestabilidad política y la interinidad del Ejecutivo permiten presumir que no habrá nuevos Presupuestos Generales antes del otoño de 2020, lo que retrasaría a 2021, como poco, el inicio de unas obras previstas para finales de 2019. Ante este desalentador calendario el Prado mueve ficha y tira de recursos propios liberando 1,5 millones de euros para realizar, a partir de ya, obras de cierto calado en el palacete neoclásico que, una vez remodelado, completará el 'campus' del museo público.

La pinacoteca cuenta con un remanente de cinco millones de euros generados en los dos últimos ejercicios. Recurrirá a esa partida para abordar unas intervenciones que durarán 37 meses y permitirán recuperar las pinturas y decorados originales de la nave central del antiguo Salón de Reinos. «El objetivo de estas obras es generar la ilusión de hacer una evocación del aspecto original», dijo Andrés Úbeda, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado. También se renovará y reforzará el forjado de la tercera planta, sobre el que se asentará la nueva sala de exposiciones temporales diseñada por Foster y Rubio, y desmontar la Sala Árabe que el proyecto de ampliación elimina al recuperar la crujía del antiguo palacio en su fachada sur.

«Nuestro sueño es que hubiera Presupuestos el año que viene y pudiéramos empezar la remodelación cuanto antes, en el último semestre de 2020, pero todo dependerá de la situación política», reconoce Marina Chinchilla, directora adjunta de administración del museo, que elude comprometer fechas y plazos para el inicio, ejecución y conclusión de una intervención que cambiará por completo las fachadas y al estructura del palacete que albergó el Salón de Reinos y el Museo del Ejército, y que se adscribió al Prado en 2015.

Un coste de 43 millones

«Con nuestros recursos avanzamos y llegaremos hasta donde se pueda», agregó Chinchilla, satisfecha por contar con 3,3 millones de remanente del ejercicio de 2017 y con 1,7 millones del de 2018. Los rechazados Presupuestos de 2019 contemplaban una partida de 10 millones de euros para el inicio de las obras de ampliación que soñó con tener terminadas en 2022. Cuando se disponga de nuevas cuentas públicas se podrán aprobar las partidas para la remodelación integral y licitar unas obras que se alargara durante un mínimo de 30 meses y consumirán en torno a 43 millones de euros aportados en tres ejercicios presupuestarios. El Prado se comprometió ya a aportar el 25% de esta cantidad de sus propios recursos. Si las obras comenzaran a finales de 2020 o principios de 2021, una previsión optimista, la inauguración del nuevo Salón de Reinos no llegaría antes de finales de 2024 o principios de 2025.

Sala central de la segunda planta del Salón De Reinos, cuya decoración original se quiere rescatar
Sala central de la segunda planta del Salón De Reinos, cuya decoración original se quiere rescatar / EFE

Foster y Rubio ganaron en 2016 por unanimidad el concurso para el denominado proyecto 'Campus Prado' que contempla la peatonalización del entorno y que aportarán 2.600 metros cuadrados de nueva superficie expositiva «de alta calidad» y otros 5.700 metros para otros usos.

El Salón de Reinos, parte del Antiguo Palacio del Buen Retiro que data de 1635, albergó tres series de pinturas que están hoy en el Prado y que deberían volver a sus salas: los retratos ecuestres de la Familia Real y la icónica 'Rendición de Breda', todas piezas de Velázquez, y la serie de los 'Trabajos de Hércules' de Zurbarán.

Antes del inicio de las obras, se abrirá el ahora vacío palacete del siglo XVII a visitas guiadas este fin de semana los días 5 y 6, coincidiendo con la semana de la Arquitectura de Madrid y con patrocinio de Endesa.