Lolita Flores: «No soy de las que va comiéndose el mundo»

Lolita da vida a Fedra este fin de semana en el Campoamor./SERGIO PARRA
Lolita da vida a Fedra este fin de semana en el Campoamor. / SERGIO PARRA

Protagoniza en el Campoamor 'Fedra' en versión de Paco Bezerra y bajo la dirección de Luis Luque. Habrá funciones el sábado y el domingo

M. F. ANTUÑAGIJÓN.

Ella es intensa, pasional, es una actriz de instinto, de víscera, que busca la verdad, que no finge, que siente. Lolita Flores se sube el sábado y el domingo a las tablas del Teatro Campoamor de Oviedo para dar vida a 'Fedra' en versión de Paco Bezerra y con dirección de Luis Luque. La acompañan Juan Fernández, Críspulo Cabezas, Michel Tejerina y Tina Sáinz. Pronto volverá a Asturias de nuevo. El 9 de agosto debuta en el Palacio Valdés de Avilés 'La fuerza del cariño'.

-¿Tiene usted algo de esta Fedra?

-Nada. Esta Fedra lo que tiene es mucha fuerza y es una mujer que se pone el mundo por montera para gritar su amor, yo solo le pongo el cuerpo y la voz y estoy muy bien dirigida por Luis Luque.

-Pues parece una mujer fuerte.

-No tanto. Y no me pongo el mundo por montera.

-¿Qué relación tiene con sus personajes? ¿Se los mete en la mochila?

-Prefiero no tener ninguna. Cada personaje es una mujer diferente a mí, les pongo piel, voz, ojos, pero no voy acumulando. Me volvería loca. Con meterme en la mochila mi vida entera ya tengo bastante.

-¿Cuál es su proceso para llegar a ellos?

-Estudiar, aprenderme bien el texto y no falsearlo. Soy una artista bastante visceral, se trata de creérmelo yo, de darle la mayor veracidad posible. Y sentirlo dento. Pero eso pasa en el escenario, cuando salgo cuelgo el personaje y se queda en el camerino.

-Pero derrocha energía.

-Tengo mucha energía, sí, pero no soy de las que van comiéndose el mundo, también tengo mis momentos. Me dedico a esto porque me gusta, me llena, es mi es modus vivendi, nada más. Pero sí, soy intensa, lo reconozco.

-¿Es lo mismo cantar que contar?

-Cuando se da el corazón cantando y se da el corazón actuando, las cosas solo cambian porque una cosa lleva musica y la otra no, pero las palabras son palabras.

-¿Y por qué ya no canta?

-Porque decidí no cantar más. La música me dio la espalda en España. Hago cameos, como se suele decir, pero en España, de momento, no canto.

-¿Cierra las puertas del todo?

-Yo no las cerré. Es de lo que he vivido cuarenta y pico años, empecé siendo una niña. Fue la música, los que se dedican a esto, la industria, la que me cerró puertas. Adoro la música, pero cantar en España ya no me motiva, la industria ha cambiado mucho.

-No hay mal que por bien no venga, el teatro no la trata nada mal.

-Estoy encantada.

-¿Cómo se lleva usted con la popularidad que la ha compañado toda su vida?

-Muy bien,no tengo problemas, no soy mujer de escándalos. Ya no me persiguen, tengo una vida muy aburrida, solo me ven en un aeropuerto, en un tren, en un teatro saliendo para otro sitio. No tengo tiempo de dar carnaza a la prensa, estoy dedicada a mi trabajo. Yo soy yo, vivo mi vida, pienso en lo que tengo que pagar, lo que tengo que estudiar y qué día puedo estar con mis hijos, mi nieto y la gente que quiero.

-Hablando de amores, ya es abuela. ¿El papel de su vida?

-No, pero es un papel maravilloso: es verdad pura y dura.

-¿El papel que le hubiera gustado vivir en realidad si no fuera artista?

-Agente secreto. Pero no Mata Hari, más bien 007. Me gustan las películas de intriga, de suspense, las novelas policiacas. De chiquitita me encantaba, yo siempre quería ser la espía.

-Tiene nueva obra en ciernes.

-Sí. Ya estoy con el texto de 'La fuerza del cariño' en mi cama, pegada a mí, a ver si tengo cabeza para estudiar.

-Estrena en Avilés, ¿qué más se puede contar?

-Es un proyecto dirigido por Magüi Mira basado en la película protagonizada por Shirley MacLaine y Jack Nicholson. Estamos Luis Mottola, Antonio Hortelano, Marta Guerras y yo, somos cuatro personajes, no hemos empezado a ensayar, yo tengo que terminar la gira de 'Fedra' en Barcelona, el 1 de julio me incorporo a los ensayos y el 9 de agosto estrenamos en el Palacio Valdés.

-¿Cómo vive usted los estrenos?

-Uf, con muchos nervios.

-¿Anda metida en más líos?

-No me da el cuerpo para más, estoy en 'La Voz' como co-coach de Rosario, en 'Tu cara mi suena', terminando 'Fedra'...

-Va a Barcelona a cerrar temporada. Es hija de padre catalán. ¿Cómo vive todo lo que está pasando?

-No me meto en política. Me encanta Barcelona y no siento ni veo nada de lo que la gente cuenta.

-¿Tampoco habla de política cultural? ¿Vendrán tiempos mejores?

-Espero que sí. Soy optimista, espero que la cultura vaya para delante, que no nos atiborren a impuestos y que haya más igualdad en todos los sentidos.