Un triunfo cantado

Ricky, con el cuerpo de baile, al inicio del concierto en Gijón. / Charly García

El concierto de 'Operación Triunfo' reúne a diez mil personas en el gijonés parque de los Hermanos Castro

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Un año ha bastado para que el sueño de dieciséis aspirantes a cantantes se hiciera realidad. Lo vivido anoche en el recinto instalado en el parque de los Hermanos Castro de Gijón puso de manifiesto que las carreras de los concursantes de la última edición de 'Operación Triunfo' va para largo. Sobre el escenario, lo dieron todo y sus fans, más de 10.000 reunidos anoche en la ciudad, se lo agradecieron con creces, entregados de principio a fin.

Aplausos casi a cada palabra que decían los chicos, fuertes ovaciones cada vez que se adivinaba quién saldría a continuación y gritos cuando empezaban a cantar fue lo que se oyó sin tregua durante el esperado directo de los 'triunfitos', que alcanzó las dos horas de duración.

La puesta en escena estuvo llena de claroscuros. En el aspecto positivo, cabe destacar la entrega de los cantantes y su equipo de iluminación y baile. Dos grandes pantallas mostraban lo que sucedía sobre el escenario, mientras que el fondo del mismo, cubierto por una tercera maxi pantalla, iba cambiando en función de la temática de la canción. Las coreografías, medidas al detalle como prueba de que la gira de 'Operación Triunfo' lleva en funcionamiento varios meses, solo desentonaron con el sonido, deficiente especialmente en la primera parte del concierto.

No fue suficiente para que el público se viniera abajo. Durante todo el día ya se pudo ver que eran muchos los incondicionales que no podían esperar a que el concierto comenzase. Cuando aún quedaban tres horas para que diese comienzo la actuación de los chicos de 'Operación Triunfo' la cola para acceder al parque de los Hermanos Castro era inmensa. De hecho, los más fieles seguidores ya aguardaban desde mucho antes, incluso acamparon para tener el mejor sitio para ver de cerca a sus ídolos. Banderas arcoíris, camisetas con el mensaje 'Pa mala yo' y muchas pancartas con los nombres de los artistas ocupaban el recinto del festival Gijón Life en donde se desató la auténtica fiebre 'OT'.

Una euforia que quedó patente cuando se abrieron las puertas del recinto, donde se produjo un pequeño tumulto en el control de accesos. Puntuales, se hizo la locura dentro del recinto dispuesto por el festival Gijón Life. Fue entonces cuando empezó a sonar la sintonía del 'talent' musical emitido por La 1 de Televisión Española (que ya ultima próxima edición) y el cuerpo de baile salió a escena. Tras ellos, aparecieron los exconcursantes. Apaciguada la euforia inicial, empezó la música. Lo hizo con un tema grupal, 'I'm still standing'. «Vamos Asturias», gritó Ricky después para arrancarse con un 'Let me intertain you' que no se escuchó demasiado bien.«Muy buenas noches Gijón. Venimos con un montón de energía. Yo casi nazco asturiano porque mis padres vivieron en Avilés su primer año de casados.Nos han regalado un montón de sidra. Asturias, patria querida...», concedió el cantante para disfrute del público.

Era el turno de Ana Guerra y Amaia, que comenzaron su actuación con 'Todas las flores' para dar paso después a Mireia yJuanAntonio, quienes interpretaron 'Corre'. La cantante estará estos días en Gijón ya que el martes firma discos en El Corte Inglés. Marina fue la siguiente en ocupar el escenario para interpretar 'The voice within'. Después llegaron la «leona» Miriam, que tocará en la sala Acapulco en enero, Juan Antonio, ikurriña en mano, con 'A puro dolor' y Mimi yAna Guerra, que cantaron 'Don´t you whorry about the thing'.

Marina yAlfred protagonizaron el siguiente dúo, que contó con un apluso muy especial a la cantante, que recientemente cumplió años. Con el dúo de Raoul y Agoney, en el que reivindicaron el amor, la libertad y la visbilidad, pero en el que no hubo beso, siguió un concierto que dio paso a Nerea, que cantó 'Quédate conmigo' para dar paso al regreso de Amaia al escenario, quien se declaró «nostálgica» e invitó a Aitana a subir al escenario para cantar juntas 'Con las ganas'.

A estas alturas de concierto quedaba claro ya que se trataba de un recital variopinto, tanto por la variedad de estilos musicales como por la mezcla de público. En las primeras filas se concentraban muchos jóvenes, pero en otras zonas del recinto se podía ver a personas más mayores e incluso familias. Familias a las que aludieron Ricky y Thalía, que dijeron sentirse «casi asturianos».

Amaia y Aitana y su 'Con las ganas' y Miriam y Thalía con 'Euphoria' siguieron dando combustible a un público que no dejaba de disfrutar y que vivió después uno de los momentos de la noche.Fue durante la interpretación de 'Euphoria' que hicieron Nerea yAgoney, quienes tras algunas dudas acabaron por besarse sobre el escenario.

Poco después, otro momento emotivo cuando a Aitana le tocó presentar a Cepeda.Su discurso no hizo más que confirmar su relación. Un momento más de disfrute para un público que vivió con emoción el paso por Gijón de estos jóvenes que tratan de hacerse un hueco en la música y que han emocionado a millones de personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos