«La ópera no es pija, así que popularizarla resulta vital»

«La ópera no es pija, así que popularizarla resulta vital»
Juan Carlos Rodríguez-Ovejero. / ALEX PIÑA

«Hice de comparsa en 'Aida', aunque solo me llamaron una vez» Juan Carlos Rodríguez-Ovejero. Presidente

A. V.OVIEDO.

Juan Carlos Rodríguez-Ovejero (Oviedo, 1952) es socio de la Ópera desde 1992, pero padece una acusada melomanía «desde pequeño. Es más, cuando estaba en la Universidad, en los años setenta del siglo pasado, fui comparsa en 'Aida'. Era un soldado en la parte de atrás del escenario, pero lo cierto es que solo me llamaron una vez, así que no debí hacerlo muy bien», bromea el flamante presidente de la institución, que ocupa un palco con unos amigos en el Campoamor, que confiesa su «admiración personal y profesional» por su antecesor y que considera «un gran honor y una responsabilidad enorme» acceder al cargo: «La ópera es una maravilla, una especie de milagro en una ciudad de 200.000 habitantes, un orgullo para Oviedo y para Asturias».

-Obligatoria: ¿cuáles son sus retos?

-Lo más importante es dar continuidad a una riqueza cultural extraordinaria con 72 años ininterrumpidos, algo que no es fácil sabiendo que tenemos un 60% de ingresos propios, un 30% de subvenciones y un 10% de aportaciones de diferentes personas e instituciones. Hay que conseguir dinero e incrementar el prestigio nacional e internacional que tenemos. Y tenemos que hacerlo juntos. No entiendo esto como algo personal.

-Entre sus intenciones también está acercarla a más público, sobre todo, a los jóvenes.

-Sí. Hay que terminar con esa imagen de que la ópera es pija. Yo no soy pijo. He estado toda mi vida trabajando. Soy un profesional de la empresa. He trabajado en temas de desarrollo regional y en la captación de proyectos industriales para España y Asturias muchos años y llevo 27 en DuPont. Es vital popularizarla, llevarla a todos los sitios, a los niños... Y, además, tiene un impacto económico muy importante que no está siendo valorado.

-Jaime Martínez lamenta que las proyecciones de los títulos en pantalla grande lleguen a casi toda Asturias menos a Gijón.

-También hay que llevarlas a Gijón, claro que sí. ¿Por qué no? Tenemos que aprender de los fracasos para encarar el futuro.

-¿Se abrirá a nuevos títulos?

-Los títulos a veces te gustan y a veces te generan inquietud, pero, si te instalas en la zona de confort, no sales de ahí.

-¿Los pateos a la lingua son de recibo?

-Aquí somos abiertos. La gente tiene derecho a opinar, pero también hay que respetar.

 

Fotos

Vídeos